‘Dogma’, de Lars Iyer

Segunda novela de la trilogía escrita por el británico y que constituye una mordaz sátira de cierto tipo de intelectuales.

dogma

El llamado «teatro del absurdo», que se desarrolló a mediados del siglo XX, puso en el mapa literario a un tipo de personajes marcados por una existencia tan trágica como carente de sentido. Las mejores muestras son, indudablemente, Vladimir y Estragón, los seres que protagonizan ‘Esperando a Godot’, del Nobel Samuel Beckett. Pero también son buen ejemplo de ello los Smith y los Martin, personajes de ‘La cantante calva’ de Ionesco y arquetipos de la incomunicación de la pareja.

Salvando las distancias, en esa línea se mueven también los dos protagonistas de la trilogía escrita por el británico Lars Iyer (Londres, 1970) cuya segunda entrega, titulada ‘Dogma’, publica ahora en España la editorial Pálido Fuego (también hizo lo propio con la primera, ‘Magma’).

Profesor de Filosofía en la Universidad de Newcastle y experto en la obra del pensador francés Maurice Blanchot, Lars Iyer cambió totalmente de registro literario en 2011: hasta entonces sólo había publicado ensayos pero, en ese año, apareció la citada ‘Magma’, que iniciaba una saga de tres novelas donde conjuga la reflexión sobre la cultura con el más mordaz humor inglés. En ella, nos presentaba a sus dos protagonistas, Lars y W, dos intelectuales que se dedican a viajar en busca de jornadas literarias en las cuales se cumplan dos premisas: sean «aceptables» y se desarrollen en un lugar que tenga buena ginebra. No obstante, el primero de ellos tiene otro motivo para desplazarse: su casa ha sido invadida por un hongo que amenaza terminar con ella.

En cuanto a ‘Dogma’, volvemos a encontrarnos con Lars y W, quienes siguen discutiendo sin parar. En esta ocasión se hallan en el sur de Estados Unidos acompañados de unos canadiense que, al parecer, son amigos de W. El objetivo de la curiosa pareja es crear una nueva religión inspirada en sus ideas filosóficas. Sin embargo, sus intenciones se ven frustradas pronto porque ambos personajes son incapaces de ponerse de acuerdo en algo. Al menos, ese es el motivo oficial pero también influye bastante el hecho de que no encuentran su marca preferida de ginebra.

Y es que -digámoslo ya- ‘Dogma’ y toda la trilogía de Iyer es una sátira demoledora contra cierto tipo de intelectualidad actual: aquella que cree poder opinar sobre todo sin necesidad de escuchar a nadie y que con simples teorías puede arreglarse cualquier cosa. En consonancia con ello, la novela desborda un sentido del humor genuinamente británico. La obra que completa la saga se titula ‘Éxodo’ y aún no ha sido publicada en España.

Vía: ‘Comparte Libros’.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...