El árbol de la ciencia, de Pío Baroja

Una de las obras más aclamadas y conocidas del autor de la generación del 98, Pío Baroja, es El árbol de la ciencia; una novela que relata la vida de Andrés Hurtado, un hombre desencantado de la vida.

El año 1911 veía la luz una de las obras clave dentro de la narrativa española. Enmarcada en la generación del 98 nacía El árbol de la ciencia, de Pío Baroja; una obra de carácter casi autobiográfico que nos relata la vida de Andrés Hurtado, un personaje solitario y abandonado con una gran sed de conocimiento. De hecho, a partir de este conocimiento pretende encontrar una solución o respuesta que de sentido a su vida. Por ello, se adentra en el mundo universitario, esperando encontrar entre sus paredes su ansiada respuesta; pero los estudios no cumplirán con sus expectativas ya que se encontrará con una cultura española en un estado lamentable.

Estatua homenaje a Pio Baroja.

Aunque la obra fue publicada en 1911, está ambientada unos años antes, entre 1887 y 1898. Está dividida en dos partes casi simétricas, ambas separadas por una conversación filosófica sin precedentes entre el protagonista, Andrés Hurtado, y su tío el doctor Iturrioz. Así, en la primera parte encontramos los siguientes apartados:

-La vida de un estudiante en Madrid
-Las carnarias
-Tristezas y dolores

La segunda parte consta de:
-Inquisiciones
-La experiencia en el pueblo
-La experiencia en Madrid
-La experiencia del hijo

Portada del libro.

A través de las palabras Pío Baroja, autor que proviene de una larga estirpe de personajes reconocidos, pretende poner de manifiesto el malestar de la época, lo que supone una crítica al escaso ambiente cultural, a la vulgaridad, a la represión sexual, al carácter individualista del español, al falso patriotismo… Unas quejas comunes en todos los autores de la Generación del 98. De hecho y a través de los monologos interiores que desarrolla Andrés Hurtado vemos su visión del mundo como algo grotesco y carente de sentido.

Aún así, incluso los más duros y escépticos encuentran en algún momento de su vida, aunque el instante sea muy breve, un resquicio de paz y tranquilidad. Para Andrés Hurtado este oasis viene de la mano de Lulú, su esposa. Pero desgraciadamente de tratará de un resquicio muy breve.

Pío Baroja dividió sus novelas en nueve trilogías y una tetralogía. Encontramos el árbol de la ciencia en La raza, junto con La dama errante (1908) y La ciudad de la niebla (1909). Otras trilogías son: Tierra vasca, La lucha por la vida, El pasado, La vida fantástica, Las ciudades, Los amores tardíos, La selva oscura y La juventud perdida; más su tetralogía El mar.
¿Has leído alguna de las obras de Pío Baroja?

Foto Pio Baroja por Martius en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...