‘El arqueólogo’, de Martí Gironell

Vida e increibles aventuras en Tierra Santa del monje benedictino Bonaventura Ubach, un personaje real y apasionante.

arqueologo

Cuando una persona decide convertirse en monje, lo más probable es que lo haga para llevar una vida de recogimiento y oración, ajena a los asuntos del mundo. Como mucho, pensará entretener sus momentos de ocio cuidando el jardín o la biblioteca del monasterio. Sin embargo, una extraña combinación de inquietud intelectual y capricho del destino, puede convertir esa tranquila existencia en toda una aventura. Y un magnífico ejemplo de ello es el benedictino Bonaventura Ubach, a quién Martí Gironell (Besalú, 1971) dedica su novela ‘El arqueólogo’.

Periodista de larga trayectoria en los medios catalanes, Gironell publicó su primera novela en 2007. Su título era ‘El puente de los judíos’ y nos llevaba a su ciudad natal para contarnos un episodio de la Edad Media, con sus conflictos entre señores feudales y pueblo llano.

Tras ella, apareció ‘La venganza del bandolero’, así mismo inspirada en un personaje de Besalú que se convirtió en leyenda: Josep Pujol, conocido como “Boquica”, ladrón a su propio servicio que durante la Guerra de la Independencia colaboró tanto con los franceses como con los españoles, siempre por puro instinto de supervivencia. ‘El arqueólogo’ fue, por tanto, su tercera novela, basada -como decíamos- en la apasionante vida del monje benedictino Bonaventura Ubach. Ingresó éste en el Monasterio de Montserrat allá por 1894 donde se ordenó sacerdote. Pero, en 1906 inició un viaje que cambiaría para siempre su vida: fue a Jerusalén para estudiar en su Escuela Bíblica y allí conoció al Padre Lagrange, pionero de las excavaciones arqueológicas en la zona.

De regreso a Montserrat, comenzó a poner los pilares de lo que sería la gran colección de arqueología oriental del monasterio y, para recopilar piezas, volvió a viajar a Jerusalén. Además y como preparaba una edición de la ‘Biblia’ en catalán, aprovecho para visitar los escenarios reales que aparecen en ella.

Precisamente este periplo es el narrado por Gironell en ‘El arqueólogo’, una aventura en el más puro sentido de la palabra, ya que el audaz monje hubo de afrontar todo tipo de peligros en su viaje: tormentas en el desierto, jeques de una extremada crueldad, militares corruptos, bandidos e incluso sectas de tinte satánico. En suma, toda una sucesión de aventuras que dejarían en poco las de Indiana Jones. Pero, además, Gironell nos brinda un completo retrato de Ubach, personaje dotado de una curiosidad, un entusiasmo e incluso un valor que por fuerza habían de chocar con la tranquila vida de un monasterio.

Vía: ‘La Vanguardia’.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...