‘El espíritu del lince’, una novela histórica de formación

La obra, que supuso el debut en la narrativa extensa del valenciano Javier Pellicer, se ambienta en la época de la invasión cartaginesa de la Península Ibérica.

lince

En el siglo XIX el filológo alemán Morgenstern bautizó como “bildungsroman” o novela de formación a todo relato que cuenta la vida del protagonista desde la niñez hasta la edad adulta. Es una suerte de argumento transversal que se da en todos los géneros narrativos. Así por ejemplo, el ‘Lazarillo de Tormes’ es, además de la primera novela picaresca, un “bildungsroman” o, ya en el presente, también puede califiarse como tal ‘La sombra del viento’ de Carlos Ruiz Zafón.

Igualmente es una novela de formación ‘El espíritu del lince’, de ambientación histórica y que supuso, hace cinco años, el debut en la narrativa extensa del valenciano Javier Pellicer (Benigánim, 1978). Fue publicada entonces por la editorial Pàmies y ha supuesto todo un éxito.

Anteriormente, el valenciano había escrito relatos breves de ciencia ficción y terror, géneros en los cuales obtuvo varios premios con títulos como ‘La ciudad de los monstruos’ o ‘La sombra de la Luna’. Así mismo, había participado con sus cuentos en varias antologías (‘Crónicas de la Marca del Este’ o ‘Su universo a través’). Finalmente, con posterioridad, ha escrito otra novela fantástica titulada ‘Legados’, donde encontramos orcos, elfos, magia y todos los ingredientes habituales del género, además de mucha acción. No en balde, se desarrolla en el universo del juego de rol también llamado ‘Aventuras de la Marca del Este’.

Volviendo a ‘El espíritu del lince’, es -como decíamos- una novela histórica de formación. Nos lleva al siglo II antes de Cristo. Es entonces cuando nace Icorbeles, señalado por los dioses como “el Elegido” para unificar a todas las tribus que pueblan la Península Ibérica. Criado junto a dos niños cartagineses, Alorco y Nistan, con el tiempo su amistad le permitirá enterarse del proyecto que Amílcar Barca tiene en mente: conquistar nuestro territorio para seguir haciendo frente a los romanos.

En ese momento, Icorbeles debe asumir su destino y convertirse en caudillo, para lo cual tendrá que superar la desconfianza de las tribus vecinas. En definitiva, ‘El espíritu del lince’ es una novela amena, más en su segunda parte, cuando se desarrollan las batallas, y en ella se aprecia un buen trabajo de documentación por parte del autor, pues no se ambienta en una época demasiado tratada fuera de los círculos académicos. Finalmente, hay que señalar como Pellicer no puede evitar su afición por la fantasía e incluye en el relato ciertos toques mágicos relacionados con las deidades íberas.

Vía: Blog dedicado a la novela.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...