‘El final de la historia’, de Lydia Davis

La única novela de la escritora norteamericana, famosa por sus relatos breves, constituye un ejercicio de metaliteratura.

final de la  historia

Dicen algunos expertos que escribir un cuento es tanto o más difícil que crear una novela. Y lo argumentan señalando que el primero debe incluir todos los ingredientes de la segunda pero sintetizados en muy pocas páginas. Sea cierto o no, el hecho es que, a lo largo de la Historia de la Literatura, ha habido grandes maestros del relato breve dedicados a él casi en exclusiva. Por citar solamente unos pocos ejemplos, mencionaremos a Boccaccio, Nikolái Gógol, al español Clarín y, más recientemente, a la Premio Nobel Alice Munro.

Un caso similar es el de la norteamericana Lydia Davis (Northampton, Massachussets, 1947), autora de muchos cuentos pero de una sola novela extensa -‘El final de la historia’- que precisamente acaba de publicar en España la editorial Alpha Decay.

Profesora de Creación Literaria en la Universidad de Albany, curiosamente la vida de Davis ha estado siempre unida al mundo de las Letras. Su padre enseñaba inglés y ella ha dedicado muchos años a la traducción de grandes clásicos como Marcel Proust o Gustave Flaubert (de hecho, el gobierno francés la incluyó en su prestigiosa Orden de las Artes y las Letras). Incluso estuvo casada con el novelista Paul Auster. Pero lo realmente importante de Davis es su obra narrativa breve, de la cual ha publicado seis volúmenes. Entre éstos, cabe citar ‘Samuel Johnson está indignado’ y ‘Variedades de ruido’. Sus cuentos, que se caracterizan por elevar a trascendente lo cotidiano mediante la sugerencia, hicieron que se le otorgase el Premio Man Booker en 2013.

Todos los rasgos de sus relatos breves se encuentran en ‘El final de la historia’, como decíamos, su única novela. Es, además, un ejercicio de metaliteratura, pues la protagonista es una escritora madura que intenta narrar en un libro su tortuosa relación sentimental con un hombre más joven que ella. El resultado es la propia novela de Davis, con lo que ficción y realidad autobiográfica se confunden.

Hay que señalar que la autora norteamericana escribe muy bien. No es casual que su colega Jonathan Franzen la haya calificado como «Proust en versión abreviada». No obstante, su estilo es sencillo y directo, sin grandes alardes retóricos, y en el destaca sobremanera un brillante uso de la elipsis. ‘El final de la historia’ es, en suma, una novela intimista que posee todas las cualidades de la narrativa breve de su autora.

Vía: Alpha Decay.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...