‘El laboratorio de las almas’, entre el doctor Jekyll y Frankenstein

La novela de Frank Tallis narra la historia de un médico obsesionado con crear vida que decide experimentar consigo mismo.

C_LABORATORIOdeALMAS.indd

Uno de los temas predilectos de la novela de terror es el del científico brillante que pierde la cordura. Y, dentro de éste, podríamos señalar dos variantes esenciales: una al estilo del ‘Frankenstein’ de Mary Shelley, con un investigador obsesionado por crear vida, y otra al modo de ‘El extraño caso del doctor Jekill y Míster Hyde’ de Robert Louis Stevenson, con un médico que decide convertirse a sí mismo en conejillo de Indias de sus experimentos.

De ambas líneas temáticas ha cogido elementos Frank Tallis (Londres, 1958), compatriota de aquéllos, para su novela ‘El laboratorio de las almas’, una historia con reminiscencias -por tanto- del más genuino terror decimonónico británico y que en España publicó el sello Espasa Calpe.

Psicólogo de profesión, Tallis ha escrito ensayos sobre la conducta humana y sobre tratamientos para las enfermedades mentales. Pero más relevante para nosotros es su trayectoria literaria. Ésta presenta dos vertientes: de una parte, novelas histórico-policíacas con tintes psicológicos y, de otra, narrativa de terror. A la primera pertenecen títulos como ‘Muerte en Viena’, donde apareció por primera vez su personaje más popular y recurrente: Max Liebermann, un psicoanalista discípulo de Freud que ayuda en sus investigaciones al inspector Óskar Rheinhardt. En cuanto a la segunda, cabe citar ‘The sleep room’ y ‘The passenger’, no traducidas que sepamos al castellano.

A este último género pertenece igualmente -como decíamos- ‘El laboratorio de las almas’, que nos lleva al París de 1872, una época en que los avances de la Ciencia propiciaron la opinión de que casi todo era posible a través de ella. Así lo piensa el joven doctor Paul Clément, quien investiga el sistema nervioso del ser humano. Entre sus experimentos y como hiciera Víctor Frankenstein está el de intentar resucitar a una persona mediante la electricidad.

Pero sus indagaciones le llevan a tal obsesión que -como el doctor Jekyll- decide usarse a sí mismo como conejillo de Indias y ello cambiará para siempre su vida pues deberá enfrentarse literalmente con el Mal. En defintiva, Tallis ha escrito un magnífico relato de terror que cabalga a lomos de la estrecha línea que separa la vida y la muerte. Especialmente logradas son la ambientación en el París decimonónico y la atmósfera genuinamente gótica que destila la novela. En cambio y si hubiera que hacerle una crítica, diríamos que el ritmo no es el más adecuado para un «thriller» de terror.

Vía: Web oficial del escritor.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...