El Palacio de la Luna, la retorcida belleza de los neones

El Palacio de la Luna es una de las obras de Paul Auster que transmite más seguridad al lector. Una historia con muchos giros, cambios de sentido, que no da tregua y nos mantiene siempre atentos. Un protagonista criado con un tío músico, una búsqueda de la propia vida al abandonar la adolescencia, un descenso hasta los límites de la muerte para ser rescatado por una silenciosa y oriental belleza.

El palacio de la luna de Paul Auster

El palacio de la luna de Paul Auster

Hay libros que, al leerlos, uno tiene la sensación de seguridad que transmite el avanzar por un terreno sólido y seguro. La tranquilidad de avanzar por un camino ya recorrido por otros, en el que el autor se ha preocupado de ir marcando las señales, avisando de los giros y afianzando con vallas los pasajes más peligrosos.

En esos libros notamos que el autor ha pulido y cuidado su esquema, para conformar un mapa preciso que debe llevarnos a un destino concreto y no otro. Libros, llenos de genio y calidad, en los que no quieren que nos perdamos, tan solo que disfrutemos del camino. Como si avanzáramos en un confortable tren, preocupados tan solo de leer.

Pero también hay otros textos con un aroma más incierto, tal vez más salvaje. En estos la sensación es muy distinta. Parece como si, al lado del autor, nos fuéramos adentrando en el bosque, siguiendo el instinto y decidiendo el camino a seguir en el mismo momento de llegar a la encrucijada.

Probablemente esa sea la virtud del escritor, transmitir libertad y un torbellino creativo en ebullición, cuando se sigue un plan perfectamente trazado. De todos modos, a los lectores nos queda esa sensación de libertad.

Esa misma sensación transmiten las páginas de El palacio de la luna, de Paul Auster. Una historia que no deja de girar, de revolverse, de cambiar de sentido, sin dar tregua, a pesar de no necesitar disparos, peleas ni escenas de acción. Esa, en mi opinión, es una de las principales virtudes de la narrativa de Paul Auster, es capaz de conformar una aventura sin tener que abandonar los límites de una habitación.

Un protagonista criado con un tío músico, una búsqueda de la propia vida al abandonar la adolescencia, un descenso hasta los límites de la muerte para ser rescatado por una silenciosa y oriental belleza.

Encontrar algo parecido a la felicidad junto a un insoportable y paralítico viejo, para terminar descubriendo el propio origen en un rincón inesperado. Todo ello sin disminuir el ritmo ni por un segundo, encontrando tesoros, secretos y bolas mágicas donde menos te lo esperas.

En resumen, otra muestra más de la vivacidad narrativa de Paul Auster, capaz de, dentro de una sola habitación de crear tormentas creativas y llevar de la mano al lector por eso bosque lleno de sombras y senderos por descubrir.

Puedes leer el libro gratis aquí

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...