‘El Trono de la Luna Creciente’, de Saladin Ahmed

La primera novela del estadounidense Saladin Ahmed desborda imaginación y fantasía por todas sus páginas.

trono de la luna creciente

Los premios Locus, entregados por la revista del mismo nombre, se hallan, junto a los Hugo y los Nébula, entre los más importantes de la ciencia ficción y la fantasía. Han sido recibidos por figuras de la talla de Úrsula K. Le Guin, Isaac Asimov, Orson Scott Card y Arthur C. Clarke. No obstante, en algunas ocasiones han recaído en escritores poco conocidos que, con tal galardón, han visto lanzadas sus carreras hacia el éxito y la fama.

Éste último es el caso del norteamericano Saladin Ahmed (Detroit, 1975), quien obtuvo el Locus en 2013 con su primera novela, ‘El Trono de la Luna Creciente’ (también estuvo nominada ese mismo año al Nébula y al Hugo), gracias a lo cual se ha convertido en una de las grandes promesas de la narrativa fantástica.

Hasta entonces, Ahmed sólo había publicado poesía y relatos breves en distintas revistas del género. En cuanto a ‘El Trono de la Luna Creciente’, lo primero que debe señalarse es que se trata de una historia influenciada por ‘Las mil y una noches’ (no en balde, su autor es de origen egipcio-libanés). Bien es cierto que el modelo sirve a Ahmed para crear la ambientación oriental de su historia, no para el desarrollo de la trama, ya que la novela rebosa aventuras y acción.

Dos hombres se disputan la corona del Reino de la Luna Creciente: de una parte, el califa y, de otra, un escurridizo personaje que se llama a sí mismo el “Príncipe Halcón”. En este contexto, ya de por sí violento, empiezan a producirse una serie de crímenes con apariencia sobrenatural.

En ellos se verá involucrado el doctor Adoulla Makhslood cuando parte de la familia de su amada Miri es brutalmente asesinada. El buen Adoulla, que se ha dedicado toda la vida a cazar a los mostruosos ghul, sin embargo añora jubilarse y descansar. Pero las circunstancias le obligan a salir en busca de los asesinos. Para ello, contará con la ayuda de un joven guerrero llamado Rasheed y, poco después se sumará a ellos Badawi, una joven beduina que posee el mágico poder de transformarse en león. No obstante, los culpables de los crímenes que han salido a investigar no son los crueles ghul sino una fuerza mucho más oscura y poderosa que amenaza a todo el reino. En definitiva, ‘El Trono de la Luna Creciente’ es una magnífica novela fantástica plagada de magia y aventura.

Vía: ‘Un libro para esta noche’.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...