El valle del terror, de Arthur Conan Doyle, Sherlock Holmes frente a una sociedad secreta

Sherlock Holmes es uno de los personajes más populares de la literatura universal, tanto como don Quijote o Hamlet. Su creador, Arthur Conan Doyle, se inspiró para ello en un antiguo profesor de la Universidad de Edimburgo que asombraba por sus dotes deductivas. En El valle del terror, Holmes deberá vérselas con una antigua sociedad secreta.

En una hipotética lista de personajes famosos de la literatura de todos los tiempos, sin duda, Sherlock Holmes ocuparía uno de los lugares destacados, a la altura del don Quijote de Cervantes, El Hamlet de Shakespeare o elcapitán Ahab de herman Melville, entre otros.

Indudablemente, la calidad literaria de su creador, el escocés Arthur Conan Doyle (Edimburgo, 1859-1930), es inferior a la de aquéllos pero su criatura es hoy tan popular que su fama supera, probablemente, a la del propio escritor.

Foto de unas figuras de Sherlock Holmes y el doctor Watson

Figuras de Sherlock Holmes y el doctor Watson en el museo dedicado al genial detective

Y eso que Doyle alumbró a Holmes casi por casualidad. Médico de profesión, cuando tras acabar sus estudios se aburría por no tener pacientes, optó por dedicarse a escribir novelas policíacas y, como necesitara un personaje protagonista, se inspiró para él en un antiguo profesor de la Universidad de Edimburgo que era famoso por sus extraordinarias dotes deductivas.

Así nació el extraordinario detective, que deslumbra a sus colegas por su inteligencia. Pero Holmes es también un personaje peculiar. Alto, delgado y de facciones huesudas, posee amplios conocimientos de química, toca el violín y, de vez, en cuando, ingiere dosis de cocaína.

Como todo gran personaje, necesita un compañero que lo complemente y le sirva de contrapunto al mismo tiempo. Si el citado don Quijote tenía a Sancho Panza, Holmes tendrá al doctor Watson –quién mejor que un médico como el propio escritor-, rendido admirador de sus cualidades y valioso ayudante en sus investigaciones.

Pero, además, Doyle va un paso más allá al convertir al buen doctor en cronista de las peripecias que ambos viven, en una suerte de juego metaliterario muy original.

Tal fue la popularidad que pronto adquirió Holmes que, cuando el escritor, cansado de su personaje, decidió matarlo en una de sus aventuras, recibió tal infinidad de cartas de protesta que se vio obligado a hacerlo reaparecer.

En cuanto a El valle del terror, fue publicada por entregas en el Strand magazine entre septiembre de 1914 y mayo de 1915 y es una de las peripecias más extensas que vive la genial pareja.

En una mansión de Sussex ha aparecido asesinado su propietario, John Douglas, un rico caballero norteamericano. Llamado Holmes para desentrañar el crimen, pronto descubre al culpable. En ese momento, la trama retrocede al pasado para explicarnos la relación entre el asesino y su víctima y el papel que en ella tuvo una sociedad secreta de emigrantes irlandeses, la Molly Maguires, volviendo después al presente.

Se trata de una de las aventuras más interesantes del singular detective –cuál no lo es- en la que, como siempre, deberá desplegar sus impresionantes dotes deductivas y toda su inteligencia.

Podéis leer la obra aquí.

Fuente: Sherlock Holmes on line.

Foto: Holmes y Watson: Matt From London en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...