‘Del frío al fuego’, de Felipe Trigo

Un relato casi autobiográfico del autor de ‘Jarrapellejos’, que fue, por cierto, uno de los iniciadores del género erótico en España, por entonces llamado “novela sicalíptica”.

Manila (Filipinas)
Suele denominarse “Edad de plata” de la Literatura Española al periodo que abarca desde finales del siglo XIX hasta los años treinta del XX. En esta etapa coinciden la Generación del Noventa y ocho, la de 1914 y la del Veintisiete, con figuras de la talla de Miguel de Unamuno, Ramón del Valle-Inclán, José Ortega y Gasset, Juan Ramón Jiménez o Federico García Lorca.

Ante tan brillante panorama, no es de extrañar que otros escritores muy estimables quedasen en un segundo plano. Este papel correspondió, entre otros, al extremeño Felipe Trigo (Villanueva de la Serena, 1864-1916), quién sin embargo tuvo mucho éxito en su tiempo, especialmente con un tipo de narrativa erótica que entonces se calificaba como “sicalíptica”.

Médico y militar, participó como soldado en la guerra que llevó a la pérdida de Filipinas para España. Allí fue gravemente herido y salvó milagrosamente la vida. Se le declaró mutilado de guerra y fue recibido en Madrid como un auténtico héroe. Con la pensión que obtuvo, se retiró a Mérida para consagrarse a la literatura. Vienen estas notas biográficas al caso porque muchas de estas vivencias están reflejadas, no sólo en su ensayo ‘La campaña de Filipinas’, sino también en su novela ‘Del frío al fuego’, publicada en 1906. Y es que muchos de los relatos de Trigo están basados en su propia vida. Así, ‘En la carrera’ narra sus experiencias como estudiante en Madrid o ‘El médico rural’ sus vivencias como galeno en Trujillanos y Valverde de Mérida.

Sin embargo, es inevitable citar su obra más lograda: ‘Jarrapellejos’. Subtitulada con enorme mordacidad “Vida arcádica, feliz e independiente de un español representativo”, cuenta la vida en un pequeño pueblo del sur, dominado por el cacique Pedro Luis Jarrapellejos, que hace y deshace a su antojo en el lugar. Escrito con una técnica próxima al Naturalismo, sin embargo el espíritu regeneracionista del libro emparenta al mejor Trigo con la Generación del Noventa y ocho.

Por su parte, ‘Del frío al fuego’ está protagonizada por el capitán de Artillería Andrés Serván, que embarca rumbo a su destino en Filipinas a bordo del navío Conde de Reus. A lo largo de la travesía, nos irá mostrando a sus compañeros de viaje así como las amistades e incluso romances que surgen con una mezcla de humor y de situaciones absurdas. Se trata en suma de un relato original que, en cierta medida, permite incluir a Trigo en el género narrativo de aventuras marinas que tan bien cultivaran Joseph Conrad o Jack London.

Fuente: Literaturas.com.

Foto: Fitri-Agung.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...