Jane Eyre, de Charlotte Brönte, una feminista de antaño

Es curioso el caso de las hermanas Brönte: tres mujeres que triunfaron en la literatura. Aunque la más conocida hoy es Emily, autora de Cumbres borrascosas, en su tiempo lo fue Charlotte, cuya novela Jane Eyre narra la vida de una mujer fuerte que se enfrenta a las convenciones sociales.

El caso de las hermanas Brönte es uno de los más singulares dentro de la historia literaria. No es muy habitual que tres hermanas se dediquen a escribir y las tres lo hagan bien.

Hoy día, la más popular probablemente sea Emily, autora de Cumbres borrascosas, pero también publicaron sus obras Anne y Charlotte. Incluso su hermano Branwell, tras fracasar como pintor, realizó algunos intentos.

Foto de la casa de las hermanas Brönte

Rectoría de Haworth, donde vivieron las hermanas Brönte

Sin embargo, en su época, la más famosa fue Charlotte Brönte (Thornton, Yorkshire, 1816-1855), cuya novela ‘Jane Eyre’ alcanzó cotas de éxito superiores a las de sus hermanas.

Hijas de un sacerdote de origen irlandés, vivieron casi toda su vida en Haworth, adonde éste fue destinado. Y si hoy sabemos mucho de Charlotte es, en buena medida, gracias a la biografía que sobre ella escribió otra excelente escritora: su amiga Elizabeth Gaskell.

Al margen de la creación literaria, poco hay en su vida que la diferencie de la de otras mujeres de mediana posición de la Inglaterra victoriana. Estudió en un internado, el Clergy Daughters, que inspiraría el duro colegio Lowood que aparece en ‘Jane Eyre’; rechazó algunas propuestas matrimoniales y trató de crear su propia escuela privada.

Quizá lo más audaz de su biografía sea la estancia en Bélgica, acompañada de Emily con objeto de aprender francés.

Aproximadamente por entonces, comenzó a escribir poesía junto a sus hermanas y unos años después se casó con un sacerdote que colaboraba con su padre, Arthur Bell Nichols.

En 1847, publicó ‘Jane Eyre’, bajo el pseudónimo de ‘Currer Bell’ y dedicada a Thackeray. Esta historia, que pronto fue un éxito editorial, narra las peripecias de la mujer cuyo nombre da título a la obra.

Huérfana y educada por unos tíos, al morir éstos es enviada al citado colegio Lowood, un lugar siniestro donde se somete a las alumnas a todo tipo de privaciones. No obstante, Jane traba una relación especial con la señorita Temple, una de las empleadas de la institución.

Más tarde, entra a trabajar como institutriz en casa de los Rochester. Al tiempo que se enamora del jefe de la casa, cree atisbar un secreto en la familia que, en efecto, le deparará una desagradable sorpresa.

Pero lo realmente interesante de la obra es su protagonista: las privaciones han convertido a Jane en una mujer fuerte e independiente que no está dispuesta a aceptar las convenciones sociales.

Es precisamente este carácter de la joven lo que escandalizó a la sociedad victoriana y contribuyó a dar popularidad a la obra.

podeís leer la novela aquí.

Fuente: Victorian Web.

Foto: Effervescing Elephant.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...