John Banville ha vuelto a transformarse en Benjamín Black

‘Las sombras de Quirke’ nos trae un nuevo caso del forense dublinés que protagoniza las novelas policíacas del escritor británico, Premio Príncipe de Asturias en 2014.

sombras

Cuando la crítica es prácticamente unánime a la hora de alabar a un escritor, no cabe duda de que éste es bueno. Puede resultar más o menos interesante a los lectores pero eso va en gustos. Y, si además ha obtenido casi todos lo grandes premios del mundo literario, más aún. Todo ello sucede con el irlandés John Banville (Wexford, 1945), quien cuenta, entre otros, con el Booker y el Príncipe de Asturias de las Letras, además de ser un casi eterno candidado al Nobel.

Con una magnífica trayectoria a sus espaldas que se inició allá por 1970 con el volumen de cuentos ‘Long Lankin’, Banville encarna al escritor de estilo, que se preocupa por envolver sus historias con una prosa cuidada, precisa y muy elegante. Así se observa en títulos como ‘El mar’, ‘El libro de las pruebas’, la ‘Trilogía de las revoluciones’ o ‘Antigua luz’.

Sin embargo, Banville tiene, desde hace unos años, otra faceta que -según propia confesión- le permite distraerse de la tensión con la cual afronta la escritura de sus obras más importantes. No es otra que la de autor de novelas policíacas, algo que le distrae y le exige menos esfuerzo. Para ellas, ha adoptado el pseudónimo de Benjamín Black, muy apropiado si de narrativa negra hablamos. Y también ha creado un personaje: el forense Quirke, un hombre de infancia desdichada que, quizá por ello, bebe demasiado y no es excesivamente sociable. Su primera aparición se produjo en ‘El secreto de Christine’, en la cual se veía envuelto en un enorme complot. Después vendrían ‘El otro nombre de Laura’, ‘Muerte en verano’ u ‘Órdenes sagradas’.

Y ahora, la editorial Alfaguara acaba de publicar ‘Las sombras de Quirke’, una nueva entrega de las andanzas del personaje, quien por cierto vive en el Dublín de los años 50. Después de que, en su anterior caso, el forense reviviera su traumático pasado, padece alucinaciones. Pese a ello, se reincorpora al trabajo para encontrarse con un aparente suicidio que no termina de cuadrar en su cabeza.

Así, Quirke comienza a invetigar y sus pesquisas le llevarán hasta una trama a la que no falta de nada: corrupción política, élites eclesiásticas, sociedades secretas y mucho dinero en juego. Al tiempo, llega a su vida Evelyn Blake, una psicoanalista que también entra en su corazón. Decíamos antes que Banville escribe sus novelas policíacas con más facilidad. Pero ello no significa que tengan menos calidad literaria. El irlandés no sabe escribir de otro modo que no sea creando una prosa cuidada, morosa y de magníficas descripciones. En definitiva, ‘Las sombras de Quirke’ es una excelente obra.

Vía: Web dedicada a Banville.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...