La caída, el mundo según Albert Camus

Dentro de las distintas salidas que los escritores buscaron a la crisis existencial, Albert Camus representa la apuesta por la solidaridad humana. En La caída, reflexiona sobre lo efímero del éxito social y lo fácil que es desplomarse en un mundo hostil.

Si hubiera que utilizar un solo calificativo para definir la narrativa del siglo XX, éste sería el de existencial. Naturalmente, existieron otras líneas temáticas pero es cierto que la plasmación del desajuste entre el hombre, que anhela ser feliz, y un mundo alienante que se lo impide es una constante a lo largo de la centuria.

Ante este conflicto, cada autor busca su propia salida. Algunos, como G. K. Chesterton, Georges Bernanos o Graham Greene, la hallan en la fe religiosa. Otros, como Jean Paul Sartre, no encuentran salida –”el hombre es una pasión inútil”, llegaría a decir-. Y unos terceros, aunque pesimistas, la ven en la solidaridad humana.

Foto de Albert Camus

Albert Camus

Éste último es el caso del francés Albert Camus (Mondovi, actual Drean, Argelia, 1913-1960), cuya obra en su conjunto constituye una reflexión acerca del papel del ser humano en el mundo y que halla una salida al conflicto citado en ciertos valores que confieren grandeza a nuestra especie: la lucidez, la rebeldía ante el sufrimiento y, sobre todo, la mencionada solidaridad entre los hombres.

Periodista clandestino durante la Segunda Guerra Mundial, Camus se opuso a toda ideología que condicionase la libertad del ser humano –El hombre rebelde, se titula una de sus obras-. Para él, no eran más que ‘filosofías del absurdo’, abstracciones que distancian a éste de su propia humanidad. Esta circunstancia le convirtió en un intelectual incómodo para todos los regímenes políticos. No obstante, recibiría el Premio Nóbel en 1957.


A la vista de todo ello, podría decirse que toda su obra constituye una unidad caracterizada por reflexionar sobre la condición humana con una perspectiva pesimista que, no obstante, deja una puerta a la esperanza.

En este conjunto, La caída –como su propio título indica- trata el tema del derrumbamiento de aquellos que se desploman víctimas de su propio éxito. El protagonista, Jean Baptiste Clamence era un brillante abogado que tenía gran éxito social. Pero fue precisamente esa vanidad mundana la que provocó su hundimiento hasta terminar como ‘juez penitente’ en los muelles de Ámsterdam.

Foto de una estela dedicada a Camus

Estela conmemorativa dedicada a Albert Camus en Tipaza (Argelia)

Este hombre, que ‘murió de éxito’, cuenta prolijamente al lector su caída. De esta suerte, la trama es irrelevante. Lo que realmente importa es el ejemplo que el autor nos presenta y que viene a transmitirnos el mensaje de que, ante los sufrimientos que debe afrontar el hombre, de nada vale el triunfo social, ya que éste se esfuma en un instante.

El estilo de Camus, vigoroso y breve, contribuye a facilitar la lectura de esta obra. Es de agradecer pues, de otro modo, la dureza de su temática y el pesimismo que rezuma la harían extremadamente difícil.

Podéis leer la obra aquí.

Fuente: Monografías.

Fotos: Albert Camus: Mitmensch 0812 en Flickr | Estela: Dalbera en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...