La dama de las camelias, de Alejandro Dumas hijo

La dama de las camelias fue escrita por un joven Alejandro Dumas (hijo) en 1848, siendo la tercera de sus novelas tras Aventuras de cuatro mujeres y un loro (1947) y Cesarina (1948). De hecho, y gracias a la adaptación operística de esta novela, llevada a cabo por Giuseppe Verdi bajo el nombre de La traviata (1853), se convirtió en una obra mundialmente conocida. De hecho, antes que Verdi algunos directores de escena decidieron aprovechar el filón melodramático de esta historia para llevarla a los escenarios, hecho que dio un cierto renombre a Dumas y le encaminó hacia su posterior carrera como dramaturgo.

Greta Garbo interpreta a Marguerite Gautier en la versión cinematográfica de George Cukor (1936)


Si hay algo que a priori se nos antoja interesante de La dama de las camelias es el hecho de que se trata de una novela basada en la propia vida de su escritor, que se enamoró perdidamente de Marie Duplessis, una cortesana parisina que acostumbraba a relacionarse con lo más granado de la alta sociedad francesa. No sabemos si los sentimientos de Duplessis en la vida real fueron los mismos que sentía el personaje de Margarite Gautier por su amado Armand Duvel, alte-ego del escritor. Sin embargo, el trasvase de sentimientos de este amor iniciático acompaña a la novela y pone en escena un amor imposible rodeado de impedimentos sociales.

Armand es un joven de clase alta que se enamora de una prostituta, Margarite. El amor de ella es igual de fuerte, por lo que no tiene reparos en dejar todo para estar junto al hombre que estima. Ambos, conscientes de que en los círculos en los que se mueven no tienen cabida, deciden alejarse de la ciudad para empezar una nueva y apacible vida en el campo. Allí, lejos de las miradas de los que les conocen, alcanzan la felicidad. Sin embargo, cuando el padre de Armand acuda a visitar a su hijo, tendrá una charla con Margarite, a la que pondrá al corriente de las grandes desavenencias que está teniendo su familia a causa de la mala reputación de Margerite. La cortesana, no queriendo dañar el espléndido futuro que le espera a Armand, decide abandonarlo a su pesar.

Margarite quedará a partir de ese momento bajo la protección del Conde de Varville, que la mantendrá a cambio de convertirse en su amante. Armand, ajeno a la persuasión de su padre, se sentirá herido en su amor propio. Como vemos, una novela de amores imposibles que marca la transición del romanticismo al realismo, como más tarde se establecerá. Yes que, para Armand y Margarite, no hay solución posible y su amor se encuentra totalmente condenado.

Si quieres leer La dama de las camelias en PDF, puedes pinchar aquí.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...