‘La fiesta del chivo’, de Mario Vargas Llosa

‘La fiesta del chivo’, de Mario Vargas Llosa es una novela de dictadores que resume los abusos del jefe de estado Trujillo en la adolescente víctima Urania Cabral, quien tiene que reconstruírse pasando 35 años fuera de la isla para afianzarse como mujer de éxito. El odio a su padre y a Trujillo encarna la memoria de la gente que sufrío la dictadura.

Mario Vargas Llosa

Mario Vargas Llosa

‘La fiesta del chivo’, de Mario Vargas Llosa es una de las mejores novelas de dictadores latinoamericanos, mantiene la temática de los militares golpistas que perduraron décadas como gobernantes de facto, entre estas obras están ‘El otoño del patriarca’ de Gabriel García Márquez, ‘El señor presidente’ de Miguel Ángel Asturias, ‘Yo el Supremo’ de Augusto Roa Bastos, entre otras. Esta novela cruza el destino de una víctima sexual ficcional del dictador de Santo Domingo, Rafael Leonidas Trujillo (1891-1961)

Urania Cabral vuelve luego de 35 años a su patria para exigir cuentas a su padre paralítico que la entregó a sus 14 años a Trujillo, por consejo de otro hombre de gobierno para no perder el favor del dictador. A los 49 años, esta mujer conserva intacto su odio por Cerebrito Cabral, su padre y contará toda la verdad a sus asustadas tías, que no sospechaban nada por su silencio de décadas. El anciano inválido reaccionara por momentos al oír las recriminaciones de Urania, reaccionando como bestia herida.

El sexo se castra en la adolescencia
Como en su cuento ‘Los cachorros’, Mario Vargas Llosa presenta el caso de la castración en la adolescencia; en este relato Pichulita Cuellar, colegial mordido por un perro en el pene, es un personaje tragicómico, muy lejos de Urania, creación de madurez de Vargas Llosa, donde su castración psíquica por la brutal desfloración a mano del impotente Trujillo, le hace temer al sexo de por vida, a pesar de ser una mujer atractiva, el caso de Urania es retratado con tensión y fuerza de principio a fin.

Solo un caso patológico puede desmotivar todo el impulso sexual del ser humano, la obra mezcla la repulsión con el trauma para castrar a esta mujer de éxito de por vida. Ella es representante de una empresa norteamericana, muy seria y eficiente y no se motiva ante el piropo de un borracho al final de la obra. Urania no llega a tener sexo convencional con Trujillo, es obligada a una felatio y luego por rabia ante su impotencia, el dictador le rompe el himen con los dedos, traumándola.

Urania se vuelve fría con los hombres, una distante connotación con el planeta Urano, formado por hielo y rocas. En relación a la diosa Urania, de la astronomía, ella es un personaje con brillo por su talento y belleza pero distante como las estrellas para los hombres. Urania ha quedado seca para el amor carnal, no por propia voluntad sino por la tragedia, era el destino de las mujeres asediadas en esa dictadura. La única solución en el relato hubiera sido la seducción de Urania por Ramfis, joven hijo del dictador.

Le tocó el peor posible

La fiesta del Chivo

La fiesta del Chivo

Urania tiene la mala suerte de la chica inocente que no es de mundo, ella estaba en el internado de las monjas o en su casa, su padre, un hombre pusilánime no pensó en las consecuencias que significaba su sacrificio. Ella empieza a ser vista en reuniones sociales en compañía de Agustín Cabral, su padre, y es en una de estas ocasiones donde el hijo de Trujillo se fija en ella. Si Ramfis la seducía, su experiencia iba a ser menos traumática por tratarse de un adulto joven, la repulsa surge por el viejo Trujillo.

Rafael Trujillo es apodado el chivo por su carácter rijoso o desenfrenado en el sexo, muy aficionado a los placeres carnales mientras podía funcionar con cierta naturalidad. A Urania le toca el peor hombre de su tiempo, enquistado en el poder y odiado por todo Santo Domingo, con el agravante de ser un anciano que ensucia sus pantalones por incontinencia y problemas estomacales. Los conspiradores para derrocar a Trujillo son muchos, están en historias paralelas a la de Urania, para denotar aversión al dictador.

Los traumas sexuales son los peores para Vargas Llosa pues contaminan la psyque del personaje. En el caso de Urania y los Trujillo, están en el mismo entorno social, las familias de gobierno, que gozan de privilegios en la dictadura, mientras los estratos bajos están representados por los negros dominicanos y haitianos que no tienen formación académica o son discriminados por cuestión racial. Hay que notar que los negros para Vargas Llosa son menos castigados en su narrativa que los indígenas.

Seca, fría y distante
Urania es una mujer que se hace sola a sí misma, tras su arduo trabajo de reconstrucción emocional, a pesar de la tensión y el aspecto chocante de la venganza en la narración, se justifica su actitud con su padre por condenarla a semejante ultraje. El círculo de Trujillo está representado por la negatividad, resumida en la fealdad de los miembros de la cúpula. Uno de estos personajes es Henry Chirinos, llamado el constitucionalista beodo o la inmundicia viviente; de este grupo solo Ramfis Trujillo es atractivo.

Los negros, mulatos y zambos son menos ridiculizados por Vargas Llosa que los indios vilipendiados en su novela ‘Lituma en los Andes’. Urania no es violada por un ser de baja clase social, sino demasiado ruin y odiado por la colectividad, con el agravante de ser un anciano impotente de 70 años de edad. Urania es atendida por las sisters del internado religioso y pasa por un proceso de self-made woman que termina antes de su vuelta a Santo Domingo, para terminar con sus demonios del pasado.

Urania reconstruida de sus heridas espirituales y psíquicas no puede darle oportunidad a ningún hombre porque no fue iniciada en el sexo ni el placer, su caso fue una aberración cometida por el dictador, un hecho que canaliza el pathos negativo de los lectores hacia este personaje. En este relato sorprende y pasma la maldad de Trujillo, tanto como la complicidad y felonía de Agustín Cabral. Sin embargo la intensidad de las acciones de estos personajes queda opacada por la intensidad de la venganza de Urania.

Conclusión
Urania Cabral representa la memoria de las naciones y de las víctimas que sobreviven a los peores dictadores de la historia universal. Después de su violación se retira de la isla para reconstruir su persona, pero siente que tiene que ajustar cuentas con su padre para poder seguir viviendo con dignidad.

Lectura del relato | Librosgratisweb

Imágenes | S9 | Cuantoyporquetanto

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...