La llamada de lo Salvaje de Jack London

Jack London relata una epopeya canina en La llamada de lo salvaje, Buck un perro enorme es secuestrado de una casa lujosa y llevado a la miseria del suplicio, el hambre, la esclavitud y las peleas de perros. El fin del martirio termina cuando conoce a John Thorton, sintiendo amor recíproco hombre y perro. Muerto este ser protector, Buck se integrará a una manada de lobos para dominar el territorio salvaje de indios y fieras.

Jack London (1876-1916), escritor norteamericano de aventuras, narra en La llamada de lo salvaje, la breve epopeya de un enorme perro de casa que es robado para jalar trineos, entrenado para pelear y que cambia de amos por el destino. Buck, cruce de San Bernardo y pastor escocés después de varias peripecias se hará amigo de lobos en el valle del Yukón y llegará a liderar la manada viviendo completamente libre, a la muerte de su último amo a manos de los indios yeehat.

Este perro pasará de una vida cómoda en la casa del juez Miller en Santa Clara, a recibir azotes y palazos de los hombres que lo entrenan, ganará fama con su último dueño, John Thorton quien es el único humano que lo quiso de verdad, a su muerte se vengará de la tribu india y vivirá con sus hermanos salvajes para causar terror a esta gente que lo conocerá como el Espíritu del mal, encarnación de ferocidad y poder que saqueará sus campamentos en busca de comida y depredará a esta tribu en lo futuro.

El sufrimiento: Buck es un mártir del destino, es vendido a los traficantes de perros por el jardinero Manuel, padre de familia proletario, de origen hispano. El desencadenante de la desgracia es un mestizo latinoamericano, los indios yeehat matan a Thorton, es un racismo soterrado, las razas consideradas negativas en la conciencia de London conspiran contra la buena fortuna de los protagonistas. Buck sufre maltrato de Perrault y François trabajando como perro de trineo de correo.

Después estos hombres lo respetan cuando Buck domina y mata al antiguo perro jefe de grupo Spitz y ocupa su lugar como sucesor. Los perros cambian de jefe de correos en un mestizo escocés que los expolia hasta venderlos a Hal y Charles los peores dueños que tuvo Buck, aparece la figura heroica de Thorton para luchar contra estos abusivos y llevarse a Buck dándole una vida de cariño afecto y trato justo. Buck había visto morir perros exhaustos y raquíticos, otros a balazos sacrificados.


Thorton es su último vínculo con el género humano, su pérdida es el conocimiento del último nivel de sufrimiento. Buck inicia sus aventuras a los cuatro años de edad, vive rápido con la contingencia marcando su expresión. La desgracia le hace ganar astucia y ferocidad, se vuelve depredador de especies del bosque, cambia su personalidad porque aflora el llamado de la jauría de lobos que buscan su encuentro.

El instinto salvaje: Buck se ha fortalecido con el sufrimiento, ha mudado su personalidad, gana conocimiento del mundo, del hombre, los animales y la naturaleza, este llamado se anuncia con la visión de un hombre primitivo velludo, que el perro tiene antes de conocer a Thorton. Buck explora la selva varias veces para familiarizarse con los lobos, pero una de esas salidas deja sin protección a sus amigos.

Es a la salida de Buck que los yeehat arrasan con el campamento de Thorton, matando a hombres y perros salvajemente, además bailan festejando su victoria cerca de la cabaña del campamento. Buck ya se había entrenado a matar alces y osos, en este momento de furia sólo le faltaba matar seres humanos. Buck comienza a dominar la jungla, el territorio salvaje, del cual los yeehat son parte, en una dicotomía que separa al hombre blanco del indio como civilización y barbarie.

Lo que por momentos empaña la narración simple pero efectiva de London, es su racismo recurrente; Buck mata a los indios que para el narrador son más fáciles de liquidar que un Husky, casi cien años después el cine estadounidense reivindicaría al indio Sioux en películas como Danza con lobos de Kevin Costner, pero esto constituyó una evolución en la ficción americana y el imaginario colectivo de Estados Unidos, donde a una persona notable si no es blanca se le marca su procedencia étnica.

El liderazgo: Buck tiene una posición prominente respecto a los otros perros desde que vive con el juez Miller por su fuerza y prestancia. Al contacto con los primeros humanos brutales que lo esclavizan, mostrará su capacidad para sobreponerse al dolor y con esto ganar el respeto de estos hombres. Se pondrá al mando del trineo al matar y desplazar a Spitz, tomando su puesto. Salvará a su dueño Thorton del negro Burton, otro malvado en la ficción por cuestiones racistas.

Thorton será salvado por Buck en un río también y conseguirá al ganar una apuesta para desenganchar y jalar un trineo con media tonelada de peso por cien metros. Su liderazgo último lo ocupa en la manada de lobos, llegando a cazar y tener descendencia con ellos, en lobos grises jóvenes con manchas pardas en la cabeza y hocico y a veces una franja blanca en el pecho. Buck cobra una connotación sobrenatural como Espíritu del mal y perro fantasma para los yeehat.

El liderazgo que despliega Buck es el resultado de un largo proceso de aprendizaje, causado por varias peripecias, por el desarrollo del afecto al hombre que lo salvó del suplicio, el orgullo por sus hazañas y el descubrimiento de su identidad primordial que lo vincula a la selva, espacio donde descubre la lealtad de la manada, donde se enseñorea del medio animal y humano para integrarse a la naturaleza desde su nueva y última personalidad de perro lobo salvaje.

Conclusión: Buck es un perro noble, víctima del tráfico de animales, situación que lo saca de la comodidad de su hogar a recorrer el Yukón jalando trineos y buscando oro. Este perro se engrandece con cada experiencia violenta, es un animal temible, sufrido y herido que descubre la esperanza del amor en un solo hombre, muerto este ser liberará su condición primordial de perro salvaje en un encuentro con fuerzas ancestrales que consolidarán su último y definitivo ser.

Buck regresa a la manada por un llamado genético, que le muestra el fin de una etapa de domesticación para dominar el bosque en compañía de los lobos que lo adoptan y siguen. En este punto no hay vuelta atrás, Buck depreda, caza y deja un legado que identifica su paso en la región.

Fotos:

«jl_l» de orwell.ru

«0439227143» de amazon.com

«17» de planetadeanimales.com

«52732» de tienda.dreamers.com

«uewb_06_img0436» de notablebiographies.com

«200px-JackLondon1902» de content.answers.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...