La lucha por la vida III: ‘Aurora Roja’, de Pío Baroja

Pío Baroja fue uno de los pesimistas existenciales más célebres de nuestra literatura. Estandarte de la Generación del 98, el escritor vasco nunca hizo alarde de tener una gran fe en el ser humano. Al contrario, el escepticismo fue una de sus señas de identidad. En la trilogía que vamos a tratar en este artículo, La Lucha por la Vida, este hecho no es una excepción. La Lucha por la Vida comprende tres libros, todos ellos publicados en 1904: La busca, Mala hierba y Aurora Roja. En este caso hablaremos de la novela que sirve para completar el ciclo de Manuel, el protagonista, que atraviesa las tres obras en distintas etapas de su vida.

Aurora Roja, la última pieza de la trilogía La Lucha por la Vida.

La busca, la primera de las novelas, nos cuenta las andanzas de un joven Manuel, recién llegado a la Madrid de finales del siglo XX. En esta obra inaugural, Baroja nos sumergirá en el submundo de la miseria y la mendicidad. Eso sí, otorgándoles a los pobres de la capital un estatuto de dignidad mucho más elevado que a los delincuentes de su segundo libro, Mala hierba. Así, Manuel, después de pasar por la mendicidad, se verá mezclado con las gentes de los bajos fondos de la capital, esto es, prostitutas, timadores y ladrones. Ambos mundos se diferencian desde un punto de vista moral, pues para Pío Baroja aquellos que viven de engañar al prójimo se merecen las mayores descalificaciones.

Llegados a este punto, ¿cuál es el camino emprendido por Aurora Roja? En este caso, y para cerrar la trilogía, Baroja abandona los bajos fondos para acercarnos al universo de los obreros y las asociaciones anarquistas. Y es que al final de Mala Hierba, Manuel, cansado de tanta degradación humana, desea que el mundo que conoce arda en la hoguera, para así presenciar la edificación de un nuevo orden, mucho más justo. El movimiento obrero, por lo tanto, es visto como una posibilidad de salvación para el alma humana en general, y para la suya en particular.

El movimiento anarquista se encarna en la figura de Juan, el hermano de Manuel, que tras dejar el seminario decide recorrer mundo, y se acaba empapando de las ideas revolucionarias de la época. Sin embargo, Juan se caracteriza, precisamente, por tener más talento para transmitir ideas que para pasar a la acción, y ambos hermanos caerán en un debate sobre la legitimidad de realizar atentados terroristas. Lo que para Juan es la única manera de derribar un régimen opresor, a Manuel se le antoja una barbarie.

De conocido pensamiento anarquista, al menos en sus inicios, Baroja se empapa en Aurora Roja de la vida madrileña de principios de siglo XX, cuando el movimiento obrero pretendía lograr una revolución social que pusiese en manos de las masas lo que por aquel entonces era propiedad de unos pocos. Sin embargo, y en el transcurso de la novela, el lector irá presenciando cómo Juan irá radicalizando su ideología al tiempo que su hermano Manuel se va aburguesando. El advenimiento de una sociedad más justa e igualitaria es, a fin de cuentas, un espejismo para Pío Baroja.

Si quieres leer esta novela, puedes encontrarla aquí en su versión online.

Foto Pío Baroja en Wikipedia Commons.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...