‘La niña que se tragó una nube tan grande como la torre Eiffel’, de Romain Puértolas

Una fábula moderna aderezada con grandes dosis de ternura y humor que nos ofrece el autor de ‘El increible viaje del faquir que se quedó atrapado en un armario de Ikea’.

torre eiffel

Podría definirse la fábula como un género literario que, mediante una trama simbólica, presenta los vicios del ser humano con la finalidad de que los lectores eviten caer en ellos. Es tan antigua como la propia Literatura, pues ya en la Grecia clásica fue cultivada por Esopo y en Roma por Fedro. Posteriormente, incluso el gran Leonardo da Vinci escribió un volumen de fábulas y, ya en el siglo XVIII, destacaron en el género el galo Jean de la Fontaine y los españoles Félix María de Samaniego y Tomás de Iriarte.

Incluso hoy sigue cultivándose, claro que envuelta en formas muy distintas de las tradicionales. De hecho, hay novelas que constituyen verdaderas fábulas sobre la vida humana y como tal hay que entender ‘La niña que se tragó una nube tan grande como la torre Eiffel’, del francés de origen español Romain Puértolas (Montpellier, 1975).

Ya lo había hecho con su primera narración extensa, ‘El increible viaje del faquir que se quedó atrapado en un armario de Ikea’ (la síntesis en los títulos no es lo suyo), con la que obtuvo los premios Julio Verne y Audiolib, además de resultar finalista del Renaudot. A grandes rasgos, era ésta una parábola sobre el tema de la emigración ilegal tratado, no obstante, con grandes dosis de humor surrealista aunque enormemente tierno. Los mismos rasgos conforman ‘La niña que se tragó una nube tan grande como la torre Eiffel’.

A la vista de ambas novelas, podríamos decir que Puértolas ha seguido un género inaugurado por el sueco Jonás Jonasson con ‘El abuelo que saltó por la ventana y se largó’ y continuado en ‘La analfabeta que era un genio de los números': las obras de ambos cuentan historias repletas de ternura a las que agregan un ingrediente de comicidad que suaviza lo trágico del mensaje subyacente.

‘La niña que se tragó una nube tan grande como la torre Eiffel’ cuenta la increible peripecia de Providence Dupois, una cartera parisina que es madre adoptiva de una niña marroquí muy enferma. Cuando quiere viajar a África para traerla a Francia, un volcán en erupción provoca que se suspenda el tráfico aéreo en toda Europa. Pero ello no supondrá un obstáculo para la singular mujer que, para llegar a Marruecos, toma la decisión de aprender a volar.

Y a ello se pone ayudada por un enamoradizo controlador aéreo. Iniciará a sí un periplo no menos curioso durante el cual conocerá a personajes tan pintorescos como unos monjes del Tibet a los que les gusta Julio Iglesias y un chino con ínfulas de pirata. No faltan en la obra figuras reales como Obama, Hollande, Merkel y -como ingrediente hispano- Rajoy. Pero el personaje que se lleva la palma es la protagonista, una creación magnífica. Porque Providence es una de esas criaturas que no han perdido la inocencia de los niños y desborda ternura. Y todo ello aderezado con grandes dosis de humor. En definitiva, ‘La niña que se tragó una nube tan grande como la torre Eiffel es una hermosa novela y, sobre todo, diferente.

Vía: Web oficial del escritor.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...