La piel de zapa, de Honoré de Balzac, un peculiar amuleto mágico

Honoré de Balzac es uno de los más grandes novelistas de las letras francesas. Su Comedia humana es una ingente creación -más de ochenta narraciones- que se proponía retratar a la sociedad decimonónica de su país. En La piel de zapa presenta una crítica al materialismo de aquélla con tintes fantásticos.

Cuando el creador del Naturalismo, Emile Zola, se dispuso a crear un retablo de la sociedad francesa de su tiempo con su saga de los Rougon-Macquart, contaba con un precedente extraordinario en el que inspirarse.

Se trataba de la Comedia humana y su autor era Honoré de Balzac (Tours, 1799-1850), junto a Gustave Flaubert el más grande novelista decimonónico en Francia, se había dejado la salud y la vida en ella.

Foto de Tours

Una vista de Tours, ciudad natal de Balzac

No era para menos, ya que constituye un enorme compendio de más de ochenta novelas que se proponía retratar todos los ámbitos de la vida francesa de su época. Y aún hubiera sido más grande si la salud de Balzac lo hubiera permitido, pues tenía en proyecto escribir cincuenta más.

Concebida como un conjunto de narraciones independientes entre sí pero interconectadas mediante la reaparición de personajes, la Comedia humana constituye, probablemente, el mayor esfuerzo realizado jamás por escritor alguno para novelar su tiempo. En ella aparecen más de cuatro mil personajes –desde Napoleón hasta Lamartine, pasando por un sin fin de ellos ficticios- que protagonizan los grandes y pequeños acontecimientos que marcan el devenir de Francia a lo largo de la primera mitad del XIX.

Ante el féretro de Balzac, otro genio, Víctor Hugo, la definió así: “Todos sus libros no son más que uno sólo, libro viviente, luminoso, profundo, donde se ve ir y venir, caminar y moverse, con un no sé qué de espanto y terrible, toda nuestra civilización contemporánea. Libro maravilloso que el poeta tituló ‘comedia’, hubiera podido calificar de ‘historia’ y que adopta todas las formas y estilos”.

Probablemente sea la descripción más precisa que se haya hecho de la obra balzaciana. La primera novela de esta ingente creación es La piel de zapa, publicada en 1831, que nos presenta a Rafael de Valentín, un joven que, en plena desesperación romántica, se tropieza con un amuleto mágico, la piel que da título a la narración, que le permitirá conseguir todos sus deseos.

Sin embargo, cada vez que uno de ellos se vea cumplido, el trozo de zapa irá menguando y, con ella, la propia energía vital de su poseedor. El codicioso protagonista irá gastando su mágica adquisición pero, paulatinamente, tomará conciencia de que debe reprimir sus deseos si quiere seguir viviendo.

No es difícil ver, tras esta trama de tinte fantástico, una crítica a los excesos de la sociedad materialista, que malgasta su vida en poseer todas las cosas que ambiciona descuidando otros aspectos de la vida que tienen mayor importancia.

El estilo de Balzac, puntilloso en la descripción y el detalle, ya brilla en esta obra, que revela al magnífico novelista que fue el escritor francés.

Podéis leer la obra aquí.

Fuente: Online Literature.

Foto: Tours: Sybarite 48 en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...