‘Las viejas difíciles’, de Carlos Muñiz

Un drama fuertemente expresionista sobre la falta de libertad ocasionada por unas estrictas y equivocadas defensoras de la moral.

carlos muñiz

A principios de los años sesenta del pasado siglo y en consonancia con lo que ocurría en la narrativa, surgió en España una nueva generación de dramaturgos caracterizados por cultivar un realismo de tipo social. Adoptando el magisterio de Antonio Buero Vallejo y siguiendo la estela de Alfonso Sastre, estos autores denuncian en sus obras la situación de los marginados de la sociedad, aunque, con el tiempo, cada uno de ellos seguiría su propio camino.

Este grupo de teatro realista estaba compuesto por Lauro Olmo, José Martín Recuerda, Rodríguez Buded y José María Rodríguez Méndez, entre otros. Y también por Carlos Muñiz (Madrid, 1927-1994), quizá el que presenta una mayor y más significativa evolución en su dramaturgia.

Trabajador del Ministerio de Hacienda, su primera obra relevante fue ‘El grillo’, que precisamente muestra la vida de un pequeño y gris funcionario que ve sus ilusiones aplastadas por esa labor burocrática. Es un tema que perfeccionaría más tarde en la considerada su obra maestra: ‘El tintero’. No obstante, si bien aquélla se inscribe en el citado realismo, ésta pertenece a su segunda etapa creativa, de tono expresionista, donde se aprecia la influencia de los «esperpentos» valle-inclanescos. A este periodo pertenecen igualmente ‘Un solo de saxofón’, en la que la sátira alcanza rasgos brutales, y ‘El precio de los sueños’, drama desarrollado en una ciudad de provincias en la que existe una moral cerrada y todos se rigen por la necesidad de aparentar.

En cierto sentido, ‘Las viejas difíciles’ guarda semejanza con ésta última. Volvemos a una pequeña urbe en donde la Asociación de Damas, un grupo de ancianas con sus ideas anacrónicas, se ha erigido en defensora de la moral. Antonio y Julita son una pareja madura que lleva más de treinta años de noviazgo a la espera de una mejora económica que les permita casarse. Cuando son descubiertos besándose en el parque, la citada Asociación de Damas cae con todo su peso sobre ellos.

Son conducidos a prisión y contraen matrimonio en la cárcel pero, una vez liberados y por la falta de dinero, se ven obligados a vivir en casa de la hermana de Julita, cuya hija, embarazada, acusará a Antonio de haberla violado con lo que el peso de las ancianas puede recaer sobre él. Se trata de un drama fuertemente expresionista, en el que Muñiz exagera los hechos para acentuar su crítica social pero también de una obra muy estimable.

Fuente: ‘Civila’.

Foto: Luis García.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...