‘Tormenta’, de Lincoln Child, una extraña investigación

Conocido por sus relatos en colaboración con Douglas Preston, especialmente los que protagoniza el detective Aloysius Pendergast, creado por ambos, Lincoln Child nos ofrece en esta novela una apasionante intriga científica.

La gélida Groenlandia
Indudablemente, los polos terrestres, con sus ingentes capas de hielo, ocultan gran cantidad de información que puede resultar muy útil y quién sabe si también algunos peligros que los seres humanos aún no hemos sido capaces de prevenir ni conjurar. Más o menos de esta premisa parte el autor norteamericano Lincoln Child (Westport, Connecticut, 1957) en su novela ‘Tormenta’, una de las pocas que ha escrito en solitario.

Porque Child, que estudió Literatura Inglesa pero que, como Franz Kafka, trabajaba para una compañía de seguros, ha creado casi todas sus obras en colaboración con Douglas Preston, constituyendo una pareja que ha vendido millones de ejemplares en todo el mundo.

Especial fortuna ha hecho su serie de novelas protagonizadas por el peculiar detective del FBI Aloysius Pendergast, cuyo nivel de vida contrasta con el escaso sueldo de un policía (según se nos hace saber, pertenece a una acomodada familia del Sur). Aparece, por primera vez, en ‘El ídolo perdido’, llevada al cine por Peter Hyams con su título original: ‘The Relic’. En ella, debe investigar una serie de extraños asesinatos que las habladurías achacan a una rara criatura y ya aparecen algunos de sus mejores amigos y colaboradores como el teniente Vincent D’Agosta, la doctora Margo Green o el periodista Bill Smithback. Desde entonces, Pendergast se ha prodigado en numerosos relatos, entre ellos, ‘Los asesinatos de Manhattan’, ‘La danza de la muerte’, ‘El círculo oscuro’ o ‘Sangre fría’.

Por su parte, en ‘Tormenta’, como decíamos una de las escasas novelas en solitario de Child, éste nos presenta al doctor Peter Crane, que es contratado por una empresa petrolífera para trabajar en sus pozos de Groenlandia, si bien desconoce cuál será su función. Una vez allí, descubre que las labores que se realizan distan mucho de la extracción de petróleo: se ha instalado una enorme estructura en el lecho marino con objeto de recuperar los restos de la Atlántida.

La misión de Crane consiste en hallar la causa de las raras enfermedades que aquejan a los distintos miembros de la base. Pero, en el transcurso de su investigación, descubrirá que los trabajos que allí se hacen tampoco son precisamente de tipo arqueológico. Se trata, en suma, de una novela que combina la intriga científica con la emoción submarina al estilo de Clive Cussler, un relato que proporciona misterio y suspense al lector y, por tanto, encandilará a los aficionados al género.

Fuente: Web oficial de Child y Preston.

Foto: NTNU Vitenskapsmuseet.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...