Los hombres que no amaban a las mujeres, de Stieg Larsson

Una novela que nos muestra la guerra interna de una familia de mucho poder y dinero, así como también toda la incertidumbre de un crimen jamás resuelto. En “Los hombres que no amaban a las mujeres” aparecen en juego perversiones sexuales, trampas financieras, la violencia y, como no podía ser de otra manera, una historia de amor.

La realidad es que la película “The girl with the dragon tattoo”, dirigida por David Fincher y protagonizada por Daniel Craig y Rooney Mara, ganadora de un Oscar a mejor edición y estrenada el 21 de diciembre de 2011 ha causado mucha sensación entre los lectores de la triología escrita por el escritor sueco Stieg Larsson.

Los hombres que no amaban a las mujeres, de Stieg Larsson

Los hombres que no amaban a las mujeres, de Stieg Larsson

Como sucede siempre cuando un libro es trasladado a la pantalla grande, las opiniones son encontradas. Están quienes hablan de que la adaptación no tiene nada que ver con la obra escrita y quienes opinan que llegan para sumarle un valor agregado a la versión original.

Pero independientemente de esta discusión, lo cierto es que “Los hombres que no amaban a las mujeres”, la primera de las tres obras, es una novela realmente atrapante, cien por ciento recomendada para quienes aman esos trailers de suspenso que nos mantienen intrigados hasta el final.

El argumento de “Los hombres que no amaban a las mujeres” está basado en la desaparición de Harriet Vanger, quien fue vista por última vez hace 36 años durante un carnaval de verano en la isla sueca Hedeby, propiedad prácticamente exclusiva de la poderosa familia Vanger.

Su tío Henrik Vanger, un empresario retirado y nos de los personajes más poderosos de la familia está obsesionado con resolver el misterio antes de morir. El, a pesar de un fuerte despliegue policial y de ocupar todos sus recursos para resolver el misterio, no logra encontrar rastro alguno de la muchacha de 16 años que no se sabe si se escapó, fue secuestrada o si está muerta.

En este contexto, Vanger contrata a Mikael Blomkvist, periodista de investigación y alma de la revista Millennium, una publicación dedicada a sacar a la luz los trapos sucios del mundo de la política y las finanzas. A pesar de no estar pasando por un buen momento luego de que una demanda de un importante empresario lo condenará a algunos meses de cárcel, Mickel acepta el extraño encargo de Vanger de retomar la investigación de la desaparición de su sobrina e intentar tirar de algún cabo suelto.

Para este trabajo, el periodista recibe la ayuda de la extraña Lisbeth Salander, una investigadora privada nada usual, incontrolable, socialmente inadaptada, tatuada y llena de piercings, y con extraordinarias e insólitas cualidades como su memoria fotográfica y su destreza informática, con quien se convertirán en los dos personajes principales de esta novela.

Todo este argumento ofrece una novela que nos muestra la guerra interna de una familia de mucho poder y dinero, así como también toda la incertidumbre de un crimen jamás resuelto. En “Los hombres que no amaban a las mujeres” aparecen en juego perversiones sexuales, trampas financieras, la violencia y, como no podía ser de otra manera, una historia de amor.

Por todos estos condimentos, mi recomendación es que aquel que no lo haya hecho, no dude en sumergirse en esta historia. De hecho, en una opinión personal, siempre es mejor leer el libro primero, antes de ver la película.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...