Madame Bovary, más que una historia de infidelidad

Madame Bovary es una novela del realismo, escrita por Gustave Flaubert, la cual generó controversia en su momento cuando fue publicada en Francia en 1857. A pesar de ello, hoy en día, se le considera como una de las novelas que dieron principio a la narrativa moderna. La obra se basa en la burguesía del siglo XIX, época en la cual transcurre la novela. Este siglo es el siguiente al considerado el Siglo de las Luces, caracterizado por el triunfo de la razón, la ciencia y el respeto a la humanidad. Recibe una clara herencia de este siglo anterior que influye en el modo de pensar de la sociedad de la época, lo que fue creando poco a poco el secularismo y que durante el libro se puede observar en el decreciente interés de los campesinos por los temas religiosos. El aburrimiento, la monotonía burguesa y la forma de pensar de la época, son ingredientes importantes que Flaubert deseaba reflejar en su obra, un trabajo cumbre que lo inmortalizaría.

Madame Bovary es una novela del realismo, escrita por Gustave Flaubert, la cual generó controversia en su momento cuando fue publicada en Francia en 1857. A pesar de ello, hoy en día, se le considera como una de las novelas que dieron principio a la narrativa moderna. La obra se basa en la burguesía del siglo XIX, época en la cual transcurre la novela. Este siglo es el siguiente al considerado el Siglo de las Luces, caracterizado por el triunfo de la razón, la ciencia y el respeto a la humanidad. Recibe una clara herencia de este siglo anterior que influye en el modo de pensar de la sociedad de la época, lo que fue creando poco a poco el secularismo y que durante el libro se puede observar en el decreciente interés de los campesinos por los temas religiosos. El aburrimiento, la monotonía burguesa y la forma de pensar de la época, son ingredientes importantes que Flaubert deseaba reflejar en su obra, un trabajo cumbre que lo inmortalizaría.


Foto: Amazon

Flaubert fue un novelista francés encuadrado dentro de la escuela realista. Dentro de los representantes de esta escuela fue alabado por su objetividad y la esmerada perfección de su estilo, cualidades que se pueden encontrar en Madame Bovary, su trabajo más representativo. Flaubert, hijo de un médico, nació en Ruán, Normandía, el 12 de diciembre de 1821. Estudió derecho en París durante un corto periodo de tiempo, pero su frágil salud le obligó a abandonarlo. Fue entonces cuando decidió dedicarse a escribir. Entre 1849 y 1851 viajó, en compañía de un amigo, por Grecia y Oriente Próximo, una experiencia que le inspiró los escenarios exóticos varias de sus novelas. Afectado por un desorden de tipo nervioso, transcurrió la mayor parte de su vida de forma tranquila, junto a su familia, en Croisset, un lugar de campo cerca de Ruán, donde recibía frecuentes visitas de otros notables escritores.

El carácter de Flaubert ofrecía varias peculiaridades. Era tímido e incluso extremadamente sensible y arrogante, pasaba del silencio a una vergonzosa y ruidosa verborrea. Las mismas inconsistencias marcaban su físico; tenía una fisonomía robusta pero su salud no fue buena desde la infancia y padeció una neurosis en su grado máximo. Este rudo gigante fue secretamente corroído por la misantropía y el disgusto por la vida. Su odio hacia todo lo burgués comenzó en su infancia y se convirtió en una especie de monomanía. Despreciaba al prójimo, sus hábitos, su falta de inteligencia, su desprecio a la belleza con tanta intensidad que ha sido comparado con un monje asceta. Nadie presumía en ese entonces que dentro de él había una sensibilidad y una minuciosidad notable para escribir, la cual lo llevaría a ser uno de los escritores más importantes de Francia.



La primera novela de Flaubert, y la más leída también, Madame Bovary, publicada por primera vez en 1857, hubo de enfrentarse muy pronto a un importante proceso legal. Tanto el autor como el editor fueron acusados por la inmoralidad de la novela. A pesar de haber sido absueltos, el escándalo empañó el lanzamiento del libro, y no fue hasta más tarde cuando fue reconocida como una de las obras maestras de la literatura francesa y mundial.


Foto: Piedra Santa

El argumento se desarrolla en la primera parte en un pueblo llamado Tostes. Posteriormente la familia Bovary se mudará a Yonville, cerca de Ruán. Un médico, de nombre Charles Bovary, se casa con una viuda acaudalada por pedido de su madre. Cuando ésta muere, Charles conoce a una bella campesina, Emma. Tiempo depuse ello se casan y tiene una hija llamada Berta. Emma se aburre pronto de él y de su estilo de vida, y se convierte en la amante de un rico hacendado. Cuando éste le incumple su palabra, de fugarse con ella, dejando todo, Emma tiene un romance con un asistente legal que había conocido anteriormente en el pueblo de Yonville, sin tener resultados en ese momento. Es en un encuentro casual, luego de tres años, en el que Emma y el asistente legal tienen una relación amorosa. Charles desconoce estos amoríos, así como también el derroche y los caprichos de Emma, los cuales lo han llevado a la bancarrota. El desenlace finalmente es trágico tanto para Emma como para Charles.

Madame Bovary, subtitulada también como Costumbres provincianas, es, en apariencia, una convencional historia de adulterio, pero logra convertirse en un profundo análisis de la humanidad y, en concreto, un ataque a la monotonía y a las desilusiones de la vida burguesa. Emma Bovary, con la imaginación repleta de románticas ilusiones sobre el amor y la pasión, se topa con la realidad de un insípido matrimonio que la ahoga, y busca las sensaciones sobre las que ha leído en los libros, a través de una serie de aventuras amorosas, que ella desea ver como grandes pasiones, pero que no son en realidad más interesantes que su vida matrimonial.

Flaubert refleja con gran acierto la tragedia de este personaje, y Madame Bovary ha resultado ser una obra de referencia constante, hasta el punto de estar considerada como una obra maestra del realismo. Otras novelas también importantes de Flaubert son Salambó (1863) y La tentación de San Antonio (1874). La primera de ellas es una narración histórica ambientada en la antigua Cartago; la segunda está basada en la leyenda de las tentaciones a las que se tuvo que enfrentar el fundador de las comunidades religiosas cristianas, San Antonio, en la soledad del desierto.


Foto: AntiQBooks

Aunque estas dos novelas son consideradas en general más cercanas al romanticismo que Madame Bovary, casi todas las obras de Flaubert combinan elementos tanto románticos como naturalistas. La redacción de Madame Bovary ocupa a nuestro escritor los años 1851 a 1856, es decir, los posteriores al proceso completo de la revolución del 48; aproximadamente la empieza el año de la caída de la II Republica y de la proclamación del II Imperio. Tras la publicación de su obra en 1857, Flaubert aún habría de asistir al final de la etapa imperial en 1870, a la ya mencionada comuna del 71 y a la República, constituida en este mismo año y que sobrevivirá al novelista más de sesenta años. Si quieres leer la obra completa puedes descargarla de aquí.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...