‘Noticias felices en aviones de papel’, de Juan Marsé

Una novela breve protagonizada por un muchacho al que rodean personajes muy curiosos como la anciana señorita Pauli.

juan marse

Hacia mediados del siglo XX, Barcelona vivió un brillante momento literario. Coincidieron entonces poetas como Gil de Biedma, José Agustín Goytisolo o Alfonso Costafreda y novelistas como Ana María Matute, Manuel Vázquez Montalbán, Juan Goytisolo (hermano del anterior) o, el benjamín de todos ellos, Eduardo Mendoza. Pertenecían a generaciones distintas y sus estilos eran así mismo diferentes pero ello no ha evitado que se hable de una “escuela de Barcelona”.

En ella se inscribe igualmente Juan Marsé (Barcelona, 1933), creador de un abundante obra narrativa en la cual la memoria y la propia Ciudad Condal tienen un destacado protagonismo. Gracias a ella ha obtenido premios como el Cervantes y es considerado uno de los grandes escritores vivos de nuestro país.

Su carrera literaria se inició en 1959 al ganar el Sésamo de Cuentos con ‘Nada para morir’. Poco después apareció su primera novela, ‘Encerrados con un solo juguete’ y, tras un tiempo en París, ‘Esta cara de la luna’. Sin embargo, el primer hito relevante de su trayectoria fue ‘Últimas tardes con Teresa’, donde retrata a la ociosa juventud burguesa de Barcelona a través de la relación entre una niña rica y un joven delincuente de poca monta con ínfulas de ascender socialmente a toda costa. Éste, llamado “el Pijoaparte”, es una de las más logradas creaciones de Marsé, quien daría una vuelta al tema de esta novela en ‘La oscura historia de la prima Montse’. Después vendrían ‘Si te dicen que caí’, ‘La muchacha de las bragas de oro’ (Premio Planeta en 1978), ‘El amante bilingüe’ o ‘El embrujo de Shanghai’.

En fin, es la obra de Marse muy extensa y de indudable altura literaria. Como decíamos, la memoria propia está muy presente en ella y así ocurre también en ‘Noticias felices en aviones de papel’, la novela breve que acaba de publicar. Nos lleva a la Barcelona de los años ochenta del pasado siglo para narrar la historia de Bruno, un adolescente que convive con personajes muy curiosos. Son quizá éstos lo mejor de la obra: Raciocinio, padre ausente del muchacho y un hippie reconvertido, o los hermanos Rabinad, niños pobres que siguen al protagonista.

Pero, indudablemente, la mejor de todas es Hanna Pawli, conocida en el barrio como la señora Pauli, una anciana vecina de Bruno que, en su infancia, tuvo que huir del gueto de Varsovia y que ha sido corista en El Paralelo. Ahora se dedica a lanzar a la calle magdalenas, nueces y, sobre todo, aviones hechos con papeles de periódicos que contienen buenas noticias. Es la obra de Marsé, en suma, una magnífica novela breve que, además, viene acompañada de ilustraciones realizadas por la dibujante María Hergueta, quien ya ha trabajado con varias editoriales como Alfaguara o Anaya.

Vía: ‘Culturamás’.

Foto: Fnac.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...