Retorno a Brideshead, de Evelyn Waugh

La novela es una de las obras más influyentes de la literatura inglesa del pasado siglo XX. La historia se articula alrededor de un triángulo amoroso, formado por los hermanos Julia y Sebastian Flyte y el estudiante Charles Ryder. El autor pone en escena un mundo hedonista y basado en el divertimento que, sin embargo, no aprueba del todo. Con una gran influencia del catolicismo, el trio se verá forzado a diluirse.

Sebastian, Charles y Julia: juventud y hedonismo en la adaptación para el cine de Julian Jarrold (2009)

Arthur St. John Evelyn Waugh (1903-1966) escribió la que sería su más celebrada novela estando recluído y convaleciente después de un accidente paracaidístico ocurrido durante las contiendas de la Segunda Guerra Mundial. Así, la obra fue escrita entre 1943 y 1944, como rechazo directo a las privaciones de la guerra. Los personajes, y el entorno en el que se mueven, están dotados de un manifiesto y forzado sibaritismo que se construye de manera consciente, como una reivindicación de los placeres de la vida (el vino, la comida y  la diversión serán una constante en el texto) que son negados en tiempo de guerra. A través de una reivindicación del hedonismo juvenil y de los nobles enclaves de la campiña inglesa, Waugh se permite echar la mirada atrás, hacia una época en el que el sentimiento de culpabilidad tras la contienda nazi no existía.

Sin embargo, al mismo tiempo que Evelyn Waugh se siente irremediablemente atraído hacia ese modo de vida que, además, conoce de primera mano, también lo repudia y lo censura. Su conversión al catolicismo tras el divorcio de su primera mujer en 1930 influiría poderosamente en el enjuiciamiento de los personajes que compone y de su modo de vida. El estilo satirizante, mordaz y desaprobador es evidente en su prosa y, además, uno de los mayores atractivos de la novela. Los personajes, como estandartes de una modernización inglesa que Waugh no aprueba, no son tratados con condescendencia.

El narrador de la historia, Charles Ryder, es un joven estudiante que conoce en la Universidad de Oxford al que será una de las personas decisivas en su vida: Lord Sebastian Flyte. Éste le conducirá hasta el castillo de Brideshead y le presentará a su hemana, Lady Julia Flyte. Los encuentros y desencuentros de este triángulo amoroso a través del tiempo conformará el grosso de la historia. La atracción entre Charles y Julia se hará patente, e incluso planearán divorciarse de sus respectivos para estar juntos. Por otro lado, Charles y Sebastian mantendrán una tensa relación de corte homosexual, aunque el segundo echará su vida a perder al no poder aceptar (ni rechazar, como Charles) su condición sexual.

Sentimiento homosexual reprimido como motor de la destrucción de Sebastian

La novela, con fuertes referencias católicas y autobiográficas, es considerada una de las mejores obras de ficción del pasado siglo XX. Para el autor, Retorno a Brideshead versa sobre la intervención divina que pone a cada personaje en el lugar que le corresponde. Sin embargo, esta motivación demiúrgica es sobre todo un ajuste de cuentas con el propio pasado de Waugh. La relación entre Charles y Sebastian en la novela es equivalente a la que el propio autor mantuvo con Hugh Lygon, el segundo de los hijos del conde de Beauchamp. Como Sebastian, el propio Hugh no pudo sobrevivir al peso de la culpa.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...