‘Salambo’ de Gustave Flaubert

‘Salambo’ de Gustave Flaubert es una novela épica con prolija documentación histórica sobre ritos, dioses, ciudades y eventos del siglo III antes de Cristo; relacionados a la guerra de Cartago contra mercenarios y romanos. El líder de los mercenarios peleará por el pago a su tropa y por la posesión de la bella Salambo.

"Película Salambo"

"Película Salambo"

Gustave Flaubert escribió ‘Salambo’ (1862) relato épico cargado de
sensualidad, guerras, acción, cultos a dioses de la antigüedad, venganza y ambición por poseer la belleza de la mujer más bella de Cartago. Debido a la falta del pago de la recompensa de Cartago al ejército de mercenarios que la defendió contra Roma, estos soldados al mando del líder libio Matho cercan la ciudad, pues este hombre piensa quedarse con Salambo y saquear la urbe para compensar a sus tropas, la joven se ve forzada a entregarse a él.

Salambo tiene que ofrecer su virginidad a Matho porque este roba el Zaimph o velo de la diosa Tanit, que ni siquiera ella, sacerdotisa de esta diosa podía ver, ya que el sacerdote Schahabarim se lo prohibía para evitar maldiciones. A este precio lo recupera, pero sigue la guerra y ella tiene sentimientos encontrados por el guerrero que la hizo mujer, hasta que los mercenarios pierden, Matho es brutalmente ajusticiado por la muchedumbre y Salambo es entregada en recompensa al astuto Narr Havas.


La guerra y la maldición son causadas por la belleza de Salambo
Matho piensa en quedarse con Salambo desde que la ve en los jardines del padre de esta joven, Amílcar Barca, el ardid del manto es consecuencia de su deseo por poseerla y resarcirse del incumplimiento de la recompensa. El rey de los numidas, Narr Havas engaña por un tiempo a Matho, fingiendo que traiciona a la ciudad, por ello comienza una devacle en los éxitos militares de los bárbaros hasta su derrota total. Salambo es como una Helena de Troya, la mujer más bella de su patria, cuyo destino se cruzará siempre con las ambiciones y guerras por conquistar la ciudad y a ella misma.

El culto fenicio de Tania se vincula a la fertilidad y sensualidad femeninas, símbolo de ello es la serpiente que representa las contracciones pélvicas femeninas desde creencias primitivas que tendrían su origen en sociedades matriarcales. Salambo tiene por mascota una pitón que alimenta con gorriones, domesticada para interactuar con ella. Los ofidios se relacionan con danzas del vientre, Salambo tiene además una cadenilla que simboliza su virginidad, la cual se rompe en dos por el ímpetu de Matho al poseerla.

La canción ‘Salombo’ del grupo Indochine tiene la lectura de la cólera de los dioses, cuando esta joven toca la flor sagrada de Pakistán, moviendo al pueblo en ira y desatando la guerra. Sin embargo al ver la flor ella  cambia pues ha visto y oído todo. El sacrilegio provee el clímax de tensión para personajes que se ven comprometidos en el. Salombo ve y toca el velo por recuperarlo, los sacerdotes se sienten ultrajados por su robo, y la maldición se siente cuando los mercenarios sabotean el acueducto de Cartago.

"Jeanne Valerie como Salambo"

"Jeanne Valerie como Salambo"

Una sola mujer es centro de la lujuria y la guerra

cuadro de Salambo

cuadro de Salambo

Salambo es codiciada por muchos, pero especialmente por Matho y Narr Havas, quien la desposa después de la guerra por premio de Amílcar pero no la llega a poseer porque muere al poco tiempo de la muerte de Matho. Esta codicia por la mujer representa su gran belleza, en una época en que la virginidad era vital, pero podía obviarse por la ponderación del deseo y del placer proporcionado. A menudo en toda la literatura se recurre al tópico de que la belleza femenina es un bien verdaderamente escaso.

Matho se arrepiente de no haber robado a Salambo en vez de prolongar la guerra, en su encuentro con Salambo llega a arrepentirse de usar el ardid del manto y ruega a la joven que se entregue a él o se lo lleve con ella. En esta guerra intervienen todos los bandos de mercenarios, los hoplitas griegos, libios, galos e íberos, cada pueblo con ganas de enfrentar a Roma, solo que al ser engañados por Cartago la guerra se hace más encarnizada, pues intervienen máquinas de guerra como catapultas y escorpiones.

Salambo vale más que el botín para Matho, quien ha sucumbido ante ella y después de poseerla no intenta retenerla. Una vez gozada, Matho desea ganar su voluntad para perpetuar el placer con la correspondencia de sentimientos, sin embargo Salambo lo odia por obligarla a entregársele, aunque tiene un apego hacia él por el Eros que duda en reconocer. Matho capturado y torturado por la turba se vuelve un trofeo de guerra, un catalizador del odio y la frustración por el asedio y los daños a Cartago por los bárbaros.

El peso de las consecuencias cae sobre una bella mujer
La ciudad teme la maldición de los dioses por el robo del velo de Tania, incluso los sacerdotes de dioses como Baal o Moloch, Kamón, Melkart y Tanit piden un sacrificio de 100 niños para aplacar a las divinidades terribles, de los cuales uno tenía que ser el hijo menor de Amílcar, pero este lo esconde y lo cambia por el hijo de un esclavo. A pesar de las recriminaciones contra Salambo nadie osa castigarla por su belleza, que constituye un emblema de Cartago, pues ella es el máximo premio de los hombres.

La belleza de Salambo es su garantía de inmunidad, pero a pesar de todo sufrirá el desamor de verse casada con Narr Havas, a quien no ama. Ella no tiene la suerte de llegar a la madurez como Helena de Troya, quien sobrevivió a la guerra y fue respetada por su belleza en la corte de su esposo Menelao. Salambo tiene el poder para dominar a Matho, incluso podía casarse con él a fin de terminar la guerra, pero ella conciente de su belleza, mantiene su altivez entregándose solo una vez, para que el sufra de ansiedad.

La guerra desata numerosas bajas entre fenicios y mercenarios, hasta los elefantes de combate son víctimas de una guerra en que todo artilugio ofensivo y defensivo se aplica para no dar tregua al enemigo. Salambo muere por la maldición de los dioses y por el Eros frustrado como experiencia no repetida, como ansía de liberación de su ser truncada por la división de la guerra. En el género épico, las consecuencias son inmensas de efectos fatales, Salambo no escapa a este destino.

Conclusión
La novela Salambo de Flaubert es otro ejemplo de investigación histórica modelada por la ficción. Referida al mundo antiguo nos remite a una época de guerras, expansiones territoriales y convivencia de cultos asociados a la cúpula del poder, donde la belleza extraordinaria de una mujer está presente en la dinámica de acceso al mayor nivel de calidad de vida, el prestigio y el respeto de toda la ciudad.

Lectura de la novela | ‘Salambo’ de Gustave Flaubert en pdfbooks

Fotos:

Flickr

Skulpturhalle

Reprodart

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...