Sentido y sensibilidad, la mujer en época de Jane Austen

Jane Austen fue una excelente novelista hoy recuperada gracias al cine. Dificil de clasificar, dos rasgos caracterizan su obra: la pintura de las clases altas rurales de Inglaterra y la denuncia del papel de la mujer en la sociedad de su tiempo. Sentido y sensibilidad es buena muestra de todo ello.

A fines del siglo XVIII, Inglaterra iniciaba su despegue industrial y la literatura, tantas veces reflejo de la sociedad, no podía mantenerse al margen de aquella auténtica revolución incruenta que cambiaría las estructuras del país –y del mundo- para siempre.

En este sentido, podríamos decir que, al igual que Charles Dickens es el gran novelista de las clases humildes urbanas, principales víctimas de los excesos industrializadores, Jane Austen (Steventon, Hampshire, 1775-1817) lo es de las clases altas rurales.

Foto de la casa de Jane Austen en Chawton

Casa en Chawton donde Jane Austen vivió sus últimos años. Hoy es un museo dedicado a la escritora

Sin embargo, aunque ambos coinciden en el hecho de ser grandes novelistas, poco tienen que ver uno con el otro. La diferencia de edad era importante –de hecho, Austen murió cuando Dickens contaba tan sólo cinco años- y sus mundos, por tanto, eran distintos. En consecuencia, también lo era su concepción de la vida y su época literaria: mientras el autor de Oliver Twist se adscribe al Realismo, Austen no siquiera pertenece al periodo anterior, el romántico.

De hecho, podríamos decir que, si bien en sus novelas encontramos elementos propios del Romanticismo, la racionalidad con que presenta las relaciones entre hombres y mujeres y la contención de su estilo tiene un indudable regusto dieciochesco, neoclásico. Son, probablemente, estos dos rasgos –pintura de las clases altas rurales y concepción racionalista de las relaciones de pareja- los más destacados de su creación.

Probablemente sea Orgullo y prejuicio su obra más popular. Sin embargo, no le va a la zaga en cuanto a altura literaria la anterior, Sentido y sensibilidad (publicada en 1811). Cuenta ésta última la peripecia de las hermanas Elinor y Marianne Dashwood que, tras la muerte de su padre, quedan a merced de su hermanastro John, único heredero que pronto las invita a marcharse de sus posesiones.

Junto a su madre y su hermana menor se mudan a una humilde casa que les ofrece un pariente. Allí, las jóvenes conocerán a tres hombres con los que experimentarán las distintas circunstancias de la relación sentimental, desde el romance hasta la desilusión.

El título parece aludir al distinto carácter de las dos hermanas: Elinor, la mayor, representa la razón –el sentido-, mientras que Marianne encarna la sensibilidad. Sin embargo, los personajes de Austen –sobre todo los femeninos- son mucho más complejos que esta simplificación.

Por último, otro rasgo resalta en la novela: la denuncia del papel de la mujer en la sociedad de la época, reducida a mero objeto decorativo sin ningún poder de decisión y dependiente para todo del hombre.

En suma, una excelente novela de una autora que ha recuperado gran popularidad a causa de que sus obras han sido llevadas al cine recientemente.

Podéis leer la obra aquí.

Fuente: Janeausten.zxq.

Foto: Casa-museo Jane Austen: Colin Park en Geograph.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...