‘Sol de mayo’, crímenes en el valle de Aosta

Antonio Manzini, una de las principales figuras del “giallo” actual, nos ofrece un nuevo caso del subjefe Rocco Schiavone.

Sol de mayo_135X220

Es casi un tópico decir que un escritor crea escuela cuando se ha convertido en una de las grandes figuras del género que cultiva, más aún si ha conseguido relevancia internacional. Sin embargo, en el caso del italiano Andrea Camilleri, creador del genial comisario Salvo Montalbano, la frase hecha se hace auténtica realidad. Y ello no sólo porque haya inspirado a colegas más jóvenes.

Sino y sobre todo porque Antonio Manzini (Roma, 1964), uno de los más destacados autores actuales del “giallo” (nombre que se da a la novela policíaca italiana), fue alumno suyo en la Academia Nacional de Arte Dramático, donde se formó como actor, director teatral y, sin duda, también como novelista.

Como buen autor de narrativa detectivesca que se precie, Manzini tiene un personaje central que protagoniza sus obras. En su caso, se trata de Rocco Schiavone, subjefe de policía de la Brigada Móvil del Valle de Aosta, en plenos Alpes, un bello lugar donde sin embargo se suceden los crímenes. Siempre malhumorado y de inclinaciones no muy éticas -de hecho fue trasladado allí por un oscuro incidente-, Schiavone debutó en ‘Pista negra’, donde tenía que aclarar la aparición de un cadáver aplastado por una máquina quitanieves. Tras ella, vinieron ‘La costilla de Adán’, en la cual desentrañaba el misterio de un aparente robo con víctima mortal, y ‘Una primavera de perros’, donde debía buscar a una muchacha perteneciente a una poderosa familia que había desaparecido.

En fin, todas las tramas de Manzini se caracterizan por ser aparentemente sencillas pero, a cada página, enredarse más. Ello se cumple en las anteriores y también en la cuarta entrega de la serie, ‘Sol de mayo’, que acaba de publicar en nuestro país la editorial Salamandra. La novela tiene un comienzo trágico, pues la compañera de un amigo ha sido encontrada en casa de Schiavone acribillada a tiros, que sin duda iban destinados al policía.

Sobreponiéndose al camino de la depresión, Schiavone se consagra a buscar al asesino. Pero, para hacerlo, se moverá entre Aosta y Roma, lo cual le supone revivir su pasado, que le atormenta. Por si ello fuera poco, debe reabrir otro caso de asesinato que guarda relación con la clase más poderosa de la ciudad, con las complicaciones que ello puede traerle. En definitiva, Manzini nos ofrece una nueva y magnífica aventura del contumaz y malhumorado Schiavone, quien ya se ha convertido en uno de los personajes de referencia en la narrativa policíaca europea.

Vía: ‘Comparte Libros’.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5) actual, nos ofrece un nuevo caso del subjefe Rocco Schiavone.">
Loading ... Loading ...