‘Tú no eres como otras madres’, retrato de una mujer diferente

La alemana Angelika Schrobsdorff narró en este novela la vida de su familia en el cosmopolita Berlín de los años 20.

tu no eres mas

Los años 20 del siglo pasado fueron una etapa paradójica. Tras los horrores de la Primera Guerra Mundial, la población quedó traumatizada y, como consecuencia de lo que había vivido, quizá deseosa de apurar cada día como si fuera el último. En consecuencia, se desató un vitalismo que afectó a la sociedad en general: opulentas fiestas, esplendor artístico y un lujo propiciado por la efímera recuperación económica que arrumbaría la Crisis de 1929. No en balde, se conoce aquel tiempo como “los felices años 20″.

Precisamente en él vivió la protagonista de ‘Tú no eres como otras madres’, novela en la cual la alemana Angelika Schrobsdorff (Friburgo, 1927) retrata la biografía de su propia progenitora y que recientemente han publicado en España al alimón la Editorial Perférica y Errata Naturae.

Autora poco conocida en nuestro país, Schrobsdorff es no obstante considerada una de las novelistas germanas más importantes de la segunda mitad del siglo XX, en gran medida gracias a esta obra. Sin embargo, su carrera literaria no se circunscribe sólo a ella. Ha publicado una decena de novelas y dos libros de cuentos: ‘Die herren’ (todo un escándalo cuando salió a la venta) y ‘Die reise nacht Sofía’ (acompañada de un prólogo a cargo de Simone de Beauvoir) son algunas de estas obras.

Volviendo a ‘Tú no eres como otras madres’, lo primero que debemos señalar sobre ella es que el título no puede ser más acertado: la de la autora es diferente. Else Kirschner nació en una familia berlinesa perteneciente a la alta burguesía judía. Destinada a una “buena boda”, sin embargo pronto se desmarca de las costumbres de su época. Desde muy joven se prometió vivir con toda la intensidad y tener un hijo con cada hombre al que amase. Así, efectivamente, disfrutará la bohemia berlinesa de “los felices años 20″ y tendrá 3 vástagos de otros tantos padres.

Pero también asisitirá a la caída de ese mundo con la llegada del nazismo y se verá obligada al exilio. Al margen de la vivencia personal de la protagonista, lo realmente bueno del libro es que nos sumerge de lleno en aquella época: la alegría de los cabarets, los conciertos, las obras de Stefan Zweig o las vanguardias pictóricas. Todo ello acompañado por un sin fin de personajes secundarios pero muy significativos: artistas, intelectuales, arstócratas y criados, espías o falsificadores. En definitiva, el retrato de toda una época aparentemente vital pero que presagiaba la tragedia.

Vía: ‘Babelia’.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...