Un capitán de quince años, la desbordante imaginación de Julio Verne

Cuando la poderosa arma que es la imaginación se une a la Literatura, permite al lector vivir toda clase de peripecias. Pero también al novelista, que muchas veces refleja en sus obras las aventuras que nunca pudo vivir. Éste es el caso de Julio Verne, cuya novela Las aventuras de un capitán de quince años constituye una excelente lectura juvenil.

La imaginación es un arma muy poderosa y, cuando se combina con la Literatura, se erige en un medio propicio para vivir las aventuras que el mundo real no permite. Esto es así para los lectores pero también para los novelistas. Es el caso, por ejemplo, de Emilio Salgari, cuyas narraciones de piratas protagonizadas por el sin par Sandokán revelan al marino que siempre quiso ser y no fue. Algo similar sucede con otra figura de la novela juvenil de aventuras pero, sobre todo, de la de ciencia-ficción: el francés Julio Verne (Nantes, 1828-1905), quién llegó a fugarse de casa con tan sólo once años para enrolarse como grumete en un navío y, como -afortunadamente para él- la aventura acabó con su retorno al hogar, decidió viajar con la imaginación.

Creador de una voluminosa obra, Verne es, probablemente, uno de los autores más leídos de la Historia. Sus novelas han sido traducidas a más de cien idiomas y muy pocos serán los que, durante sus años juveniles, no hayan tenido en sus manos alguna de sus narraciones. Éstas, sin embargo, no sólo pueden ser leídas por un público joven, también los adultos disfrutamos de muchas de ellas.

Retrato de Julio Verne

Un curioso retrato de Julio Verne

Porque Julio Verne es considerado por muchos un auténtico visionario, que anticipó muchos de los avances que la Ciencia crearía posteriormente y, lo más curioso, aportando datos técnicos que resultaron ser ciertos. Y es que sabemos que la otra gran pasión de Verne era, precisamente, la Ciencia, a la que dedicó muchas horas de estudio en sus años jóvenes, cuando pasaba días enteros en la Biblioteca de París.

Como quiera que sea, nos ha legado un importante número de novelas extraordinarias, que la crítica acostumbra a dividir entre las de ciencia-ficción y las de viajes extraordinarios, aunque no pocas veces se combinan. A las primeras pertenecen, por ejemplo, ‘De la Tierra a la Luna’ o ‘El secreto de Wilhelm Storitz’. Y a las segundas, ‘Viaje al centro de la Tierra’ o ‘La vuelta al mundo en ochenta días’.

A éstas últimas pertenece también ‘Un capitán de quince años’, con el añadido de un sinfín de aventuras. El héroe de la trama es un joven grumete llamado Dick Sand, que se embarca en el Pilgrim, un barco que viaja a los mares australes. Tras la desaparición del capitán y no pocas peripecias, tendrá que ponerse al frente del buque incluidos sus pasajeros, entre los que no todos son lo honestos que parecen. Ello le ocasionará no pocos sobresaltos. El lenguaje sencillo y directo de Verne hace de este relato la lectura ideal para los muchachos y el ritmo vertiginoso de las aventuras mantendrá toda su atención e interés.

Podéis leer la obra aquí.

Fuente: JVerne.net.

Foto: Abode of Chaos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...