‘Un lugar donde ir': vuelve María Oruña con un caso que parece llevar al Medievo

‘Un lugar a donde ir’ recupera a la pareja formada por el británico Oliver Gordon y la guardia civil Valentina Redondo, quienes ya protagonizaban ‘Puerto escondido’.

un lugar donde ir

Hace poco más de un año, aparecía la primera novela de una autora que ha sido una de las gratas sorpresas del panorama editorial y, más concretamente, del género policíaco. Se trata de la gallega María Oruña (Vigo, 1976), joven abogada que hasta entonces, al parecer, tan sólo había publicado relatos de ambientación histórica en alguna web especializada y autoeditado un libro, ‘La mano del arquero’, a medio camino entre lo narrativo y el ensayo jurídico.

Aquella ópera prima se titulaba ‘Puerto escondido’ y su protagonista se llamaba Valentina Redondo, un nombre nada casual. Y es que Oruña es admiradora de la autora de la ‘Trilogía del Baztán’ y, de hecho, hay ciertas similitudes entre las heroínas de las dos obras citadas: ambas son mujeres que deben abrirse paso en un mundo de hombres y tienen relaciones sentimentales con extranjeros.

Ahora, María Oruña acaba de publicar ‘Un lugar a donde ir’, su segunda novela que, si bien puede leerse de manera independiente, continúa la historia narrada en ‘Puerto escondido’. En ésta última, Oliver Gordon llegaba a la localidad cántabra de Suances para hacerse cargo de la casona que ha heredado. Allí descubría el cadáver de un bebé que había sido emparedado y, seguidamente, se producían una serie de extraños asesinatos en la zona. Del raro caso, plagado de referencias al pasado, se encargaba la teniente de la Guardia Civil Valentina Redondo.

Por su parte, ‘Un lugar a donde ir’ nos lleva unos meses más tarde. Encontramos a la investigadora y a Oliver como pareja estable pero el Mal no parece dejarlos tranquilos. Porque en las ruinas de una extraña edificación medieval ubicada en la zona de Suances aparece el cuerpo sin vida de una muchacha vestida como una princesa de la Edad Media. Por si ello fuera poco, tiene un singular objeto entre sus manos y la autopsia revela datos sorprendentes.

Tal parece haber viajado en el tiempo pero rápidamente se suceden otros crímenes que parecen vinculados al de la joven. Valentina se pone a investigar mientras que Oliver trata de encontrar a su hermano, desaparecido dos años atrás. Como podemos apreciar, María Oruña repite la fórmula de ‘Puerto escondido’. Sin embargo, ‘Un lugar a donde ir’ es una obra más ambiciosa, que trasciende los límites de lo puramente detectivesco para abordar cierto tono filosófico. Además, puede apreciarse que la autora ha mejorado su técnica, es decir, que ha madurado como escritora. En definitiva, si os gustó el debut editorial de la gallega, más lo hará su segunda novela.

Vía: ‘Comparte Libros’.

Foto: Ediciones Destino.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...