Una antología de los “Cuentos extraños” de Robert Aickman

‘Las casas de los rusos’ contiene seis relatos del británico, maestro en la creación de atmósferas tan sugerentes como terroríficas.

las casas de los rusos

Cuando se es nieto de un novelista victoriano especializado en narrativa de terror, dentro de la cual llegó a competir con el genial Bram Stoker, seguramente lo más lógico sea continuar la saga y dedicarse a escribir este tipo de relatos. Precisamente eso le ocurrió al inglés Robert Aickman (Londres, 1914-1981), cuyo abuelo era Richard Marsh, quien, con su obra ‘The beetle’, llegó a hacer sombra al mismísimo ‘Drácula’.

Sin embargo, la concepción del terror al modo gótico, como gustaba a los victorianos, está muy lejana de la manera de entenderlo que tenía Aickman. De hecho, él mismo prefería llamar a sus relatos “cuentos extraños” y, en efecto, el miedo que producen en el lector se deriva más de la propia psicología de éste que de la aparición de fantasmas, vampiros u otras criaturas sobrenaturales.

En éste sentido, diríamos que se halla más próximo a maestros del género como Edgar Allan Poe que a sus compatriotas de estilo gótico. Es decir, más que pintarnos lo terrorífico de manera obvia, Aickman prefiere crear atmosferas que lo sugieran. El resto lo hace la imaginación del lector, quien así, además, lo percibe como más próximo. Buena muestra de ello es ‘Las casas de los rusos’, un volumen integrado por cuentos del británico que publicó hace unos meses Ediciones Atalanta y cuyo título está tomado del que encabeza uno de ellos.

Concretamente, el volumen consta de seis relatos, el primero de los cuales es ‘La tolvanera’, ambientado en la Inglaterra rural y que contrapone el mundo caduco de la aristocracia del modernizador que se impone, todo ello dominado por la sensación de un oscuro secreto. Sigue, justamente, ‘Las casas de los rusos’, historia de contenido fantasmal pero también con cierto tono político. Y, a continuación, viene ‘No más resistente que una flor’, protagonizado por una mujer cuyas circuntancias matrimoniales cambian radicalmente cuando se somete a un extraño tramamiento de belleza.

También sobre una pareja versa ‘En edad de crecimiento’, quizá el más flojo de todos y que narra como los hijos de ésta no paran de desarrollarse físicamente. Finalmente, los dos últimos son ‘Ravissante’, donde un artista se ve inmerso en un ritual aberrante y que tiene al mundo de la pintura como trasfondo, y ‘Las manchas’, de tono romántico pues un viudo se enamora perdidamente de Nell, una suerte de ninfa de los bosques. En definitiva, ‘Las casas de los rusos’ es una buena recopilación de cuentos pero, a nuestro juicio, era más amplia y mejor la que publicó la misma editorial hace cinco años con el título ‘Cuentos de lo extraño’.

Vía: ‘El Cultural’.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...