‘Una sensación extraña’, de Orhan Pamuk

El Nobel turco nos vuelve a ofrecer un retrato minucioso y lúcido de la ciudad de Estambul como crisol de culturas.

nobel

Hay escritores que están indisolublemente ligados a una ciudad. Han sabido captar la esencia de ésta como nadie, sus cualidades y defectos así como la complejidad de la vida que se desarrolla en ella. Los ejemplos son numerosísimos: Benito Pérez Galdós fue el gran retratista del Madrid isabelino, John Dos Passos mostró el Nueva York previo a la Gran Depresión en ‘Manhattan Transfer’, Alfred Döblin hizo lo propio con la capital germana en ‘Berlín Alexanderplatz’ y James Joyce reflejó la Dublín de principios del siglo XX en su ‘Ulises’.

Del mismo modo, la producción literaria del turco Orhan Pamuk (Estambul, 1952) se halla íntimamente ligada a su ciudad natal: la compleja Estambul, gran urbe donde conviven Oriente y Occidente, tiene una importancia esencial en las obras de este autor, Premio Nobel de Literatura en 2006.

Ya su primera novela, ‘Cevdet Bey e hijos’ constituye un recorrido por la historia de la ciudad otomana en el siglo XX al tiempo que nos muestra las peculiaridades de sus habitantes a través de varias generaciones de la familia que le da título. También Estambul es el escenario donde se desarrolla ‘El astrólogo y el Sultán’, la obra que le dio fama internacional, si bien en esta ocasión nos trasladaba al siglo XVII para narrar la peripecia de un científico italiano que, secuestrado por piratas, es vendido como esclavo a un colega cercano a la corte otomana. Igualmente se desarrolla en el Estambul histórico ‘Me llamo Rojo’, una novela ambiciosa que presenta audaces técnicas narrativas y tiene un profundo componente filosófico.

En definitiva, toda la creación literaria de Pamuk -como decíamos- está unida a su ciudad natal. También ‘Una sensación extraña’, la obra que acaba de publicar en nuestro país Random House. Su protagonista es Mevlut Karatas, un vendedor ambulante de bebidas a cuyo crecimiento y desarrollo personal asisitimos. Es un soñador que disfruta en sus recorridos por Estambul, tanto por la ciudad vieja como por la nueva urbe que abre paso al progreso.

También Mevlut anhela prosperar con la gran ciudad pero, con el paso del tiempo, se dará cuenta de cuáles son sus verdaderas aspiraciones. ‘Una sensación extraña’ conforma un vívido retrato de la sociedad otomana. Y es que nadie como Pamuk ha sabido mostrar la diversidad y las contradicciones de la Turquía contemporánea, por una parte abierta a Occidente y por otra sumida en la tradición. Justamente eso -junto a su calidad literaria- destacó la Academia Sueca al concederle el Nobel de Literatura.

Vía: Web oficial del escritor.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...