Vuelve James Ellroy más duro que nunca

‘Perfidia’, su más reciente novela, nos muestra otra vez la cara más cruel de la ciudad de Los Ángeles a mediados del siglo pasado.

perfidia

Si entendemos la novela negra como un subgénero de la narrativa policíaca nacido en Estados Unidos de la mano de Raymond Chandler y Dashiell Hammett y caracterizado por tramas duras y un lenguaje descarnado, debemos concluir que el mejor heredero de ambos es, actualmente, James Ellroy (Los Ángeles, 1948). No en balde su propia vida es tan trágica que parece sacada de un argumento del más puro «hard boiled»: en 1958, su madre fue asesinada y jamás se detuvo al culpable.

Quizá a causa de ese trauma infantil, Ellroy se convirtió en alcohólico, drogadicto y delincuente habitual. Terminaría en la cárcel y allí sería donde se aficionase a la narrativa policíaca. A los treinta años estaba rehabilitado y publicaba su primera novela, ‘Requiem por Brown, donde relataba su propia vida.

Es, además, Ellroy un personaje curioso: se considera a sí mismo como el mejor escritor, no sólo de género detectivesco, y aspira a competir con León Tolstoi o Honoré de Balzac creando un amplio proyecto narrativo semejante a la ‘Comedia Humana’ de éste último. Y diríamos que algo de ello hay en su obra porque retrata con toda crudeza la cara menos amable de la vida americana. Buena muestra de ello son sus novelas ambientadas en Los Ángeles como ‘La dalia negra’, inspirada además en el caso real de una aspirante a actriz brutalmente asesinada, y ‘L. A. Confidencial’, cuyo eje es la corrupción en la policía. Ambas se desarrollan en los años cuarenta (un rasgo que las aproxima aún más a las de Hammett y Chandler) y fueron llevadas al cine por Brian de Palma y Curtis Hanson respectivamente.

También se ambienta en Los Ángeles y a mediados del pasado siglo ‘Perfidia’, lo último de Ellroy que acaba de publicar en España Random House. Arranca el 6 de diciembre 1941, el mismo día en que se produce el ataque japonés a Pearl Harbour. En ese contexto, el odio hacia los nipones afincados en Estados Unidos se halla en su máximo apogeo y es justamente entonces cuando se encuentran los cadáveres de los Watanabe, una familia angelina de origen japonés.

En la historia se verán implicados de una u otra forma viejos conocidos de otras novelas de Ellroy como el capitán William H. Parker, la bella Kay Lake, los policías Bucky Bleichart y Dudley Smith o el antiguo boxeador Lee Blanchard. No son ellos la única reminiscencia de sus obras anteriores: la misma ciudad de Los Ángeles, cuya cara más cruel retratara extraordinariamente en las citadas ‘L. A. Confidencial’ o ‘La dalia negra’, vuelve a mostrarnos esa faz más oscura, repleta de criminales, corrupción y violencia. En suma, un relato imprescindible para los seguidores de la más genuina novela negra.

Vía: Web oficial del escritor.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...