‘Y de repente, Teresa’, de Jesús Sánchez Adalid

El novelista extremeño aborda los problemas de la santa de Ávila, una de las creadoras de la poesía mística, con la Inquisición.

Libro Y de repente Teresa

Pocos personajes más interesantes hay en nuestro Siglo de Oro que Santa Teresa de Jesús (Ávila, 1515-1582). Y ello no sólo desde el punto de vista religioso sino también desde el literario e incluso el humano. Porque ella y San Juan de la Cruz fundaron la poesía mística española, admirada en todo el mundo. Y además fue una mujer adelantada a su tiempo que recorrió el país fundando conventos y enfrentándose cuando hacía falta a las más altas instancias, incluida la temible Inquisición.

En este fascinante personaje se centra el extremeño Jesús Sánchez Adalid (Don Benito, Badajoz, 1962) en su última novela, que se titula con lógica ‘Y de repente, Teresa’ y que acaba de ser publicada por el sello Ediciones B.

Singular es también la trayectoria personal de Adalid. Doctor en Derecho, ejerció dos años como juez antes de ingresar en el seminario y ordenarse sacerdote. Actualmente, es párroco de Alange, en Badajoz. Como escritor, se dio a conocer con ‘El alma de la ciudad’, que obtuvo el Premio Fernando Lara de Novela en 2007. A ésta siguieron ‘El cautivo’, ‘Félix de Lusitania’, ‘El mozárabe‘ o ‘El caballero de Alcántara’. Por su parte, con ‘Alcazaba’ obtuvo el Premio de Novela Histórica Alfonso X el Sabio y con ‘Treinta doblones de oro’, ambientada en la aún esplendorosa Sevilla del siglo XVII, el Troa al Libro con valores. Cuenta ya Adalid, por tanto, con una amplia carrera literaria a sus espaldas, siempre inscrita en el género histórico, que ha sido reconocida así mismo y en su conjunto con el Premio Internacional de Novela Histórica de Zaragoza en 2013.

Como decíamos, ‘Y de repente, Teresa’, nos lleva a la España de Felipe II. Desde el Supremo Consejo de la Inquisición, el cardenal don Rodrigo de Castro persigue implacablemente a los «alumbrados», una secta que manifestaba caer en trance místico durante el cual tenían visiones y a la que se consideraba herética. Para ello, ha nombrado comisarios especiales a un dominico y a un caballero de la Orden de Alcántara.

En su celo, éstos se tropezarán con la fama de Teresa de Ávila, quien además ha escrito libros como ‘Las moradas’ y ‘Camino de perfección’ en los que expresa su personal forma de entender la religiosidad. Comenzará así una etapa en que la santa se verá acosada por el temible Santo Oficio, un periodo muy difícil para ella pero que no la arredró lo más mínimo. Son éstos unos hechos poco conocidos hasta ahora que Sánchez Adalid ha novelado con maestría.

Vía: ‘Comparte libros’.

Foto: Ediciones B.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...