¿Por qué te gusta leer?

Cada vez que alguien te encuentra disfrutando de un relajante momento frente a las páginas de un libro parece inevitable que mane de sus labios la tan manida preguntita…¿te gusta leer? Y mi respuesta, no se hace esperar…

¿Por qué nos gusta leer?

¿Por qué nos gusta leer?

Cada vez que alguien (léase aquellas personas a las que los libros les parecen grilletes) te encuentra disfrutando de un relajante momento frente a las páginas de un libro parece inevitable que mane de sus labios la tan manida preguntita.

“¿Te gusta leer?”, y siempre pienso la misma respuesta que no doy por educación: “Y a tí, ¿te gusta ser gilipollas? ¿No ves que estoy leyendo?, pues imagínate la cara de alguien a quien no le gusta leer con un libro en las manos, y ahora mira mi cara, ¿se parecen?, no, verdad, pues ya lo sabes, sí, me gusta leer“.

Pero en el caso de que te hagan la primera pregunta, aquella en la que quien la formula pretende investigar la raíz de tu “problema“, siempre, otra vez, siempre quisiera responder con otra pregunta ” Y a tí, ¿por qué te gusta respirar?” Es que yo no me planteo por qué me gustan las cosas. Simplemente me gustan y las disfruto.


Sería igual de absurdo resumir en cuatro líneas por qué estoy enamorada de mi marido. Es absolutamente imposible. Cada sensación, sentimiento, acción, emoción y aprendizaje que me proporciona la vida no es comparable a nada. No tengo la más mínima intención de desglosar para ese alguien que, positivamente sé que no me va a entender, todo lo que me proporciona la lectura.

Ni siquiera pienso hacer un ejercicio de autoexamen, no me importan los motivos, la lectura, como tantos otros placeres de la vida, no tiene explicación. Y si alguien tratase, por casualidad, intentarlo,  fracasaría estrepitosamente, porque nunca podremos llegar al fondo de nuestras verdaderas pasiones.

La lectura es saludable

La lectura es saludable

Quizá lo más adecuado sería preguntar a aquellos que preguntan, pero, ¿a quién le interesa por qué a alguien no le gusta leer? Todos hemos oído millones de veces aquello de “Leer me aburre“. Para mí es como escuchar: “No me gusta ningún alimento”.

Pero, ¿los has  probado todos? Puedo jurar que hay millones de libros aburridos, patéticos, inútiles… para mí. Lo que me provoca sueño puede ser interesantísimo para otros. De hecho, ahí radica la grandeza humana: somos diferentes en lo más profundo de nuestro ser, en nuestros gustos y opiniones.

Siempre invito a los no-lectores a que busquen títulos y argumentos que les motiven a conocer más sobre algún libro, y siempre recibo contestaciones similares, sobre todo de los más jóvenes: “¿Para qué? Si un libro es bueno, habrán hecho película, y viéndola me entero del argumento.”

Eso sí que es irrevocable para ellos. Ciertamente cualquiera que haya visto una película tras leer el libro en el que está basada sabe lo diferente que puede resultar. Primero, por la dificultad de adaptación de los guiones, evidentemente, pero también porque la imaginación juega siempre un importantísimo papel en la lectura, y por muchas y muy buenas descripciones de un autor, cada persona que lee un libro imagina las cosas de diferente manera.

Imagen Lector: Eloquence en Wikipedia
Imagen Chica: J. M. Domingo en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...