Cien años de soledad llegará a Netflix

Netflix producirá una serie basa en la gran novela de Gabriel García Márquez, Cien años de soledad, un clásico de la literatura.

La historia de la familia Buendía llega a Netflix

Netflix logró lo que productores de cine y televisión habían soñado desde hace mucho tiempo: tener los derechos de la famosísima novela de Gabriel García Márquez, Cien años de soledad.

Los hijos del autor, Gonzalo y Rodrigo García, cedieron ante la muy reconocida plataforma para que recree este clásico a una serie. Los descendientes del ganador del Nobel exigieron que sea en español, algo que para Netflix no es ningún impedimento tras proyectar otros grandes proyectos en castellano como Narcos o Roma.

Acuerdos tras las negociaciones

El vicepresidente de producciones en español de Netflix, Francisco Ramos, afirmó que en la nómina para este gran proyecto solo estarán talentos latinoamericanos y que las grabaciones se llevarán a cabo en Colombia.

Por su parte los dos hijos del ganador del premio Nobel serán productores ejecutivos, un puesto familiar para Rodrigo García: este será su décimo proyecto en la pantalla chica,  ya que ha dirigido varias películas entres las cuales están “Cosas que diría con tan solo mirarla”, Últimos días en el desierto o Albert Nobbs.

La fama de Cien años de soledad nunca se acaba

Tras ser publicada en 1967, esta novela tiene ya un legado de más de 50 millones de copias vendidas, traducidas a 46 idiomas. Tras su éxito fundamentalmente está el reconocimiento internacional de su escritor, Gabriel García Márquez y luego de ser reconocido en 1982 con un Nobel de Literatura, catapultó aún más la fama de esta novela.

Hoy en día es reconocida como uno de los trabajos más reconocibles del siglo XX, es una lectura obligada para todos, ya sea desde el instituto más recóndito del medio oeste estadounidense hasta los más famosos niveles académicos de Europa. Entre sus páginas está la historia de la familia Buendía, herederos del fundador del pueblo Macondo.

Antecedentes en la gran pantalla

Gabriel García Márquez tiene una larga y complicada historia de adaptaciones fallidas en el cine, por ejemplo un no tan muy éxito de El coronel no tiene quién le escriba, estrenada en 1999 por Arturo Ripstein y docenas de títulos que marcaron como un mal recuerdo su relación con la gran pantalla: Memoria de mis putas tristes en 2011, El amor en tiempos de cólera en 2007 por Mike Newell, Crónica de una muerte anunciada en 1987.

El ganador del premio Nobel de Literatura no logró convencerse, gracias a estos antecedentes, que por su particular manera de escribir magia cotidiana, que sugiere pero no describe, tenía una mala racha con el cine.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...