Diagonautas: un lugar literario

En la Editorial del sitio nos explican el por qué de su nombre, son diagonautas porque como los argonautas, dirigidos por Jasón, van en busca del vellocino de oro. Quizás podríamos plantearles una duda: Jasón, el guía, en este caso ¿será la palabra? Y ¿el vellocino, el objetivo que quieren conseguir, la obra literaria? Porque de eso se trata, de un portal de escritores.

Lo de ‘Diagonautas’ tiene también algo de juego, un hermoso juego quizás más sonoro que escrito y tendríamos que explicar para entenderlo que este grupo de escritores son todos oriundos (y habitantes) de La Plata y esta ciudad (por su diseño urbano, totalmente lineal y cruzada de una esquina a otra por diagonales, estructura masónica perfecta) es conocida por toda Argentina, como ‘la ciudad de las diagonales’.

Y también ellos tienen algo de aquellos masones que hicieron la ciudad, pues si los masones eran, primitivamente, grupos de obreros de la construcción, ellos construyen literatura como obreros cualificados. Pero, además, también tienen algo de esa diagonalidad de la ciudad, pues la cruzan de una punta a otra, una y otra vez, de forma metafórica y real, con el corazón y con los pies.

Así pues, entre las Diagonales de La Plata, surgió este grupo de argonautas deseosos de llegar, a través de la palabra, a la obra escrita y comunicarla al resto. Viene a ser una especie de ventana abierta a sus respectivas obras.

Conocer y hablar de todos los escritores diagonautas, va a resultar algo largo, vamos a tener que limitarnos al comité editorial, cuatro perfectos representantes de todos ellos. Seguiremos un orden alfabético:

María Gabriela Casalins: es una dinámica profesora de letras, que alterna su pasión literaria y artística con la dirección de un colegio (a veces, contradicciones de este tipo pueden darse y combinarse perfectamente burocracia y arte).

Ha participado de diferentes talleres literarios y ha codirigido el taller Abrapalabra, con otra de las diagonautas, Adriana Coscarelli.

Entre su producción literaria, cabe destacar el libro de crítica literaria, Cara y Ceca de la literatura, editado por la Facultad de Comunicación Social de la UNLP, edición a cargo de la también escritora y profesora Gabriela Falbo, en esta obra se reflexiona sobre una selección de sus propios textos, sobre todo sobre su proceso creador.

Algunos de sus cuentos, han recibido menciones especiales en diferentes concursos literarios, como La Mudanza en el concurso La Ciudad de Arena (año 2005).

Por su libro de cuentos Historias familiares (más bien novela corta o nouvelle, pues se trata de una serie de pequeñas anécdotas enlazadas entre sí, pero de lectura independiente), recibió el primer premio en el III Concurso Internacional Hespérides de cuento 2005.

En la sección Narrativa del portal pueden leer su cuento Chesire’s Blues sobre un hombre perdido en su propio camino que queda sorprendido ante la sonrisa de un gran gato sobre una rama de árbol, por supuesto, no es gratuita la influencia simbólica de aquella otra niña perdida y que se deja guiar por un gato en un país maravilloso.

Adriana Coscarelli es nuestra segunda diagonauta (por el orden alfabético que seguimos, que quede claro, que aquí no hay ni primero ni segundo). Adriana es profesora e investigadora de la Universidad Nacional de La Plata, su producción como poeta es notable: el libro de poesías Entre cielo y tierra fue publicado por Corregidor en 1999 y Haiku por Tusitala (2002). Algunos de sus poemas fueron incluidos en Las caras del amor, antología poética contemporánea de Versal Editorial Group (EE.UU.,1999)
Obtuvo el Premio Luis Cernuda en el II Concurso de Poesía “Generación del 27″ y el Primer Premio en el II Congreso Internacional de Haiku (2002).

Para leer su poema Poseída de mar sólo hay que ir a la sección de Poesía de este sitio.

Le toca el turno a Adrián Ferrero, es un joven profesor universitario, becado en diferentes ocasiones. Ponente en múltiples congresos nacionales e internacionales, disertante invitado en la Université de Toulouse-Le Mirail, en 2006. Con un amplio curriculum como investigador, colaborador de revistas nacionales e internacionales, es notoria su participación en obras colectivas y en revistas especializadas de EEUU, Francia, Alemania, España… , editor de la Obra crítica de Gustavo Vulcano (2006) y un excelente contador de historias de ficción (entre sus obras en prosa, podemos destacar Verse, además de numerosos cuentos publicados en antologías colectivas y publicaciones y en papel y en medios digitales). Algunos de sus cuentos han sido publicados en España y en EEUU. Cabe destacar, como prosista, sus cuentos para niños (dos de ellos, El Suspiro que atronó al mundo y Una corona larga y puntiaguda ) y como dramaturgo, obras para niños y para adultos. En el año 2005, publicó un libro de poesía titulado Cantares.

Igual que sus compañeras de travesía coordina talleres literarios para niños, adolescentes y adultos.

Y el último (porque su apellido lo ha querido así), Luis Edgardo Soulé, platense por adopción, poeta y cuentista.

Como poeta ha escrito Sueños por veinte, en Ediciones al Margen (1996), ha participado en varias ediciones colectivas, entre otras, Hojas y cuadernos de Sudestada (nº 289), antologías poéticas como Escritores argentinos de fin de siglo y Poesía universal (Antología bilingüe castellano-inglés).

Como cuentista, su colección La Nicolasa y otros cuentos ganó el Primer Premio en la Modalidad de Cuento en el II Concurso Internacional Hespérides de Cuento y Poesía.

En la sección de Narrativa podemos leer el fragmento de uno de sus libros de relatos, Los que no regresaron.

Pero ellos no son los únicos, hay más diagonautas: poetas y narradores en prosa que comparten esta travesía. En la sección de Narración, nos encontraremos con obras de: Serge Gayral, Lara Villaro, Guillermo Pilia, Luis Maggiori, Paulina Juszko; en la sección de Poesía: Patricia Coto, Graciela Falbo, Mario Goloboff, Cristian Vaccarini, Martín Calabrese y Mario Arteca. Además, ensayos, comentarios bibliográficos, entrevistas… Y el número va creciendo, pues cada vez serán más los compañeros de esta búsqueda.

La página de Diagonautas es un muy buen ejemplo de cómo la literatura puede adaptarse a las nuevas formas de comunicación y de publicación, sin desterrar ni desechar el papel, podemos encontrar buena literatura navegando por las diagonales de Internet.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...