El último Harry Potter, to el mundo é güeno

ATENCIÓN: SI NO HAS LEÍDO DEATHLY HALLOWS Y NO QUIERES SABER EL FINAL, NO SIGAS; VUELVE MAÑANA Y PODRÁS LEER OTRO INTERESANTE POST.

Harry Potter and the Deathly HallowsPara empezar, una declaración de intenciones: soy la fan más fan de HP y de J.K. Rowling que se pueda encontrar. Me apasiona el universo creado por la escritora escocesa y hasta me he sacado recientemente el T.I.M.O. (título imprescindible de magia ordinaria) en su web, donde también he ganado todas las recompensas posibles. Me he leído todos los HP, por supuesto, y los dos últimos títulos, en inglés. Dicho esto y tras veintiocho horas prácticamente sin dormir ni hacer otra cosa, anoche terminé Deathly Hallows.

Durante estos años de relación con Harry ha habido momentos fantásticos, como cuando en el primer libro Hagrid llega al refugio de los Dursley y le pone un rabo de cerdo a Dudley, el primo cabrón de Harry. ¿Cómo no encariñarte con esos personajes que, casi sin darse cuenta, hacen que las injusticias desaparezcan con un golpe de varita? O cuando Harry vence al Basilisco en su segundo año en Hogwarts, el colegio al que todos hubiéramos querido asistir. Mientras aquí cambiaban las asignaturas de nombre (¡Naturaleza pasó a ser Conocimiento del Medio!), allí aprendían a convertir un ratón en una taza. Cuánto tiempo deseando que llegara el último libro, cuántas lágrimas vertidas en el peor momento de mi historia con Potter cuando Snape asesina a Dumbledore a sangre fría, cuántas ilusiones por volver a llorar a moco tendido en esta última ocasión. ¡¡¡¡¡Y todas rotas!!!!! Cuando me dispuse a leer el domingo me preparé con cuatro paquetes de pañuelos desechables, vasos de agua y de leche, bombones y todo lo que una chica puede desear mientras lee tan ansiado libro.

Harry PotterTristemente no he gastado más que dos pañuelitos, y uno ha sido porque se me cayó un poco de agua. No es que no me haya gustado, por supuesto que sí, pero esperaba de Rowling un posicionamiento mucho más radical, un final convincente que demostrara que en la vida no todo es un camino de rosas. Vamos allá: Harry se aburguesa, se casa con Ginny, tienen tres hijos y sus nombres son, atención porque no tienen desperdicio: James (como Potter padre), Albus (como Dumbi) y Lily (como Potter madre). ¿Se puede tener menos imaginación? Una persona que se inventa todo un mundo mágico, con transportes mágicos, criaturas mágicas, túnicas, sombreros, situaciones surrealistas, encantamientos y hechizos, ¿no es capaz de pensar en otro final que no sea de cuento de hadas? ¿La mujer capaz de llamar Mundungus a uno de sus personajes no ha encontrado otros nombres más chispeantes para los hijos de Harry? Alguien que es capaz de sobrevivir a la tiranía de unos tíos inhumanos, de escapar al ataque de dementores, de salvar a sus amigos en infinitas ocasiones y de hablar Parsel (la lengua de las serpientes), en definitiva, de vivir innumerables situaciones peligrosas y salir airoso de todas ellas, ¡¿se casa y tiene tres hijos!? ¿Se puede terminar una saga de siete libros de aventuras con un matrimonio y tres hijos? Pues sí, amiguitos, se puede y Rowling lo ha hecho.

Las explicaciones que encuentro y me parecen más satisfactorias, son las siguientes:

1.-Rowling empezó a escribir HP cuando no tenía ni un duro, con una hija pequeña y recién separada. Todos sabemos que el hambre agudiza el ingenio. En estos años se ha hecho más rica que la reina de Inglaterra, más influyente que Bill Gates, se ha casado con un médico y ha tenido dos hijos más. Para mí que ahora ya no tiene tanto hambre y el ingenio…

2.-Para escribir el epílogo ha preguntado a sus hijos pequeños que es lo que les gustaría que le pasara a Harry y ellos, quizá influidos por los cuentos de Hans Christian Andersen, han decidido un final ñoño y pastelero de bella estampa familiar.

3.-En último caso quiero creer que no muere casi nadie importante para que sus fans no nos enfadáramos con ella por matar a alguien del trío, pero es que lo que más me gustaba de HP era que lo más inesperado era lo más probable. En definitiva, si Rowling es rica, Harry, cuando menos, se compra un chalecito en las afueras.

¿Quién me ha escamoteado el final apoteósico que llevaba años esperando?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...