“Los novios” de Alessandro Manzoni

Alessandro Manzoni es uno de los grandes novelistas italianos y su narración “Los novios” es considerada en Italia como la mejor novela escrita en ese país en el siglo XIX. Pero, además, Manzoni es el creador de la lengua literaria italiana moderna, cuya base es el dialecto toscano.
“Los novios” cuenta las peripecias que han de sufrir dos campesinos humildes para casarse, ante la negativa del cura al matrimonio, por imposición del señor del lugar. Pero, en un sentido más profundo, es una crítica al dominador austriaco, que subyugaba Italia y, sobre todo es una reflexión sobre la fe.

La historia literaria de la península itálica es riquísima. Baste citar a Dante, Bocaccio, Petrarca…… Pero la literatura moderna de ese país – esto es, la que se desarrolla en el idioma italiano normalizado, a partir del dialecto toscano -, como su historia política, es reciente : apenas cuenta dos siglos.

Retrato del autor

Retrato del autor

Precisamente es en ese contexto de aparición de la literatura moderna en el que debe inscribirse Los novios”, narración a la que la crítica ha designado creadora de la novela italiana y que le ha valido a su autor, Alessandro Manzoni (1.785 – 1.873), la calificación de uno de los más importantes escritores en esa lengua.

Manzoni, nacido en Milán, en el seno de una familia intelectual – su abuelo materno era Cesare Beccaria, uno de los más importantes juristas de su tiempo – , fue educado en el interés por la literatura y los clásicos. Influido por las corrientes nacionalistas de su época, comprendió pronto que, para que su obra tuviera amplio eco, debía escribir en el nuevo italiano que se imponía, que era el hablado en la Toscana, y se marchó a vivir a Florencia.

Estéticamente son los años en que el Romanticismo regía la literatura y la obra de Walter Scott constituía el ideal de novela. No obstante, debe señalarse que el romanticismo italiano nunca fue tan extremo como el francés o el español, en su momento, sino que siempre se impuso la moderación expresiva y sentimental.


Tras algunas obras iniciáticas, como las odas patrióticas “Marzo 1.821” y “La proclama de Rímini”, y la tragedia “El conde de Carmagnola”, entre otras, Manzoni comienza a pensar en escribir una novela. El escritor atraviesa momentos difíciles, con sus amigos encarcelados por cuestiones políticas, él mismo frustrado por los mismos motivos y presa de crisis nerviosas, su mujer enferma, y busca refugio en la lectura.

De entre los libros que llegan a sus manos, le interesa sobremanera “Historias milanesas”, de Bipamonti, entre las que le llama la atención la de un cura aldeano al que se le impide celebrar un matrimonio. Será el origen de “Los novios”, publicada en 1.842.

La novela, ambientada en un pequeño pueblo al lado del lago Como, en el contexto histórico del siglo XVII, en plena dominación española, cuenta la historia de los humildes campesinos Renzo Tramaglino y Lucia Mondilla, enamorados que desean casarse. Don Rodrigo, señor del lugar, se opone a la boda y obliga al cura, don Abbondio, a no celebrar el matrimonio.

Alessandro Manzoni

Alessandro Manzoni

Entonces, Lucia huye con su madre y Renzo marcha a Milán para solicitar ayuda. El cacique ordena raptar a la heroína, pero su captor se apiada de ella y la libera. Entretanto, la región está asolada por la peste y la guerra. Don Rodrigo muere y, tras algunas vicisitudes más, Renzo y Lucia logran, por fin, casarse.

El autor, que utiliza el recurso cervantino del manuscrito encontrado, expone – a través de la dominación española – una velada crítica al Imperio austriaco, que en aquellos momentos colonizaba la Lombardía. La ubicación en el pasado se debe, sin duda, al deseo de alejar temporalmente el ataque al invasor, pero, sobre todo, a la influencia de Walter Scott, cuyo éxito hacía pensar al escritor que el género histórico era el mejor medio para lograr el éxito de público. Además, el siglo XVII resulta ser un trasunto de la contemporaneidad del autor, pues este presenta un cuadro de ambientes y personajes que le sirven de pretexto para analizar críticamente su época.

Los personajes, entre los que, aparte los protagonistas, destaca el magistral don Abbondio, presentado irónicamente, que es el párroco que no asume su misión y cuya cobardía es el estímulo de la intriga principal, muestran una novedad. Era costumbre en la época que los héroes narrativos perteneciesen a las clases altas y que estuviesen determinados en su carácter por ello. Pero en la obra de Manzoni los protagonistas son de clase baja y, por eso, no tienen que cumplir un destino heróico, sino llevar una vida cotidiana normal, en el marco de una realidad social cuyas costumbres se hallan, por otra parte, espléndidamente reflejadas. Ello obedece sin duda a un rasgo característico de la personalidad del novelista : su compasión por los humildes.

Por otra parte, es también destacable la caracterización de los personajes. Renzo y Lucia , aunque individualizados, son erigidos en arquetipos representativos del mundo social al que pertenecen, en el que los poderosos se constituyen en contrapunto de los humildes, a modo de actores que, con sus intrigas, resaltan la correcta trayectoria humana de los protagonistas. Sobre todos ellos, como verdadero eje de la narración, está la Providencia – recordemos que Manzoni, tras una crisis juvenil, fue en su madurez ferviente católico – que guía la historia hacia un final feliz.

Los Novios

Los Novios

En este sentido, hay que señalar que es precisamente la fe la verdadera protagonista de la obra. La muestra más evidente de ello la sitúa el autor al final de la misma, cuando señala : “…..Concluyeron que los problemas vienen, sí, porque les damos motivo para ello ; pero que la conducta más cauta e inocente no es suficiente para mantenerlos lejos ; y que cuando vienen, con culpa o sin ella, la confianza en Dios los dulcifica, y los hace útiles para una vida mejor. Esta conclusión, aunque la encuentre la gente pobre, nos ha parecido tan justa, que hemos pensado en ponerla aquí, como el jugo de toda esta historia”.

No obstante, aunque la obra tiene la intención crítica que hemos mencionado y, sobre todo la lección moral que acabamos de citar, éstas va poco a poco perdiendo peso ante la calidad literaria con que la narración está escrita. En este sentido, destacan sobremanera las descripciones de la naturaleza, y en especial el llamado “Addio, monti” de Lucia, que la crítica califica de “espléndido interludio lírico donde el dominio estilístico manzoniano logra transmitir una nostalgia y vibración emotiva al paisaje”.

En suma, “Los novios” es considerada dentro de Italia como verdadera obra maestra de su literatura y como una de las cimas de la novelística europea del siglo XIX. Nosotros, de acuerdo con el resto de la crítica europea y sin restarle mérito, nos limitamos a calificarla de excelente novela, pero no nos atrevemos a tanto.

Imagen Alessandro Manzoni: Eloquence en Wikipedia
Imagen Los Novios: bp
Imagen Manzoni: Gabor en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...