Paul Auster determinado por el azar

En el año 1990 Paul Auster publicaba La música del azar, una novela en la que el autor hace su particular interpretación del azar, de cómo éste «encarrila» la vida de las personas casi sin que se den cuenta. Pero ¿realmente es el azar el protagonista de nuestras vidas?

La música del azar es una novela en la que se distinguen dos partes: la primera corresponde a un relato de carretera en el que el protagonista, Jim Nashe, se deja arrastrar por unas circunstancias que le permiten disponer del dinero de una herencia. Sin plantearse un futuro a medio-largo plazo, abandona su trabajo de bombero y se lanza a la carretera, recorriendo el país, sin rumbo fijo y dejándose llevar. Cuando le queda ya poco dinero para continuar con su aventura «el azar» hace que conozca a Jack Pozzi, un jugador de Texas Hold’em póker que atraviesa una muy difícil situación.

En este momento la novela se transforma en un relato realmente surrealista en el que las situaciones desembocan a una historia casi de terror: ambos personajes apuestan todo el dinero que le queda a Nashe en una partida que podría reportarles mucho dinero. Finalmente se encuentran «por azar» encerrados en una casa en medio de la nada y debiendo una importante suma de dinero a dos ricos excéntricos.

Esta segunda parte narrativamente es muy intensa y engancha al lector rápidamente aunque Auster podría haber obtenido más jugo de la situación en la que se encuentran ambos personajes, en las relaciones que entablan y cómo se ven afectadas por su diferente manera de ser.

El azar es para Auster el motor que hace rodar la vida de los personajes por diferentes carreteras. Ya el crítico de cine Javier Rioyo destacaba la importancia que el azar pudo haber tenido en la vida del escritor cuando, según afirma en un curioso artículo, fue rechazado cuando era estudiante por Isabel García Lorca, la sobrina del poeta: « ¿Qué hubiera pasado si Auster se casa con una española?» se pregunta Rioyo.

De esta forma el lector se puede preguntar, ¿qué hubiera pasado si Nashe no se hubiera lanzado a la carretera? ¿Y si no hubiera conocido a Pozzi? ¿Y si hubieran ganado para partida de póker? Sin embargo, en mi opinión, Auster deja una pequeña puerta abierta al libre albedrío del protagonista, aunque el lector tendrá que llegar a la última página para poder descubrirlo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...