‘Poeta Negro de Antonin Artaud’

Como buen exponente de la poesía surrealista, Artaud nos ofrece un poema exquisito donde deja plasmada la injerencia que sobre él tuvo la gran depresión. Claro, la deja plasmada en Poeta Negro, un poema que sin dudas se encuentra entre mis preferidos de este autor.

Antonin Artaud (1896-1948) fue un poeta surrealista, amigo de Breton, actor y dramaturgo francés, sufrió los estragos de la depresión, situación que constató en su obra. En su poema ‘Poeta Negro‘ recrea una suerte de inestabilidad emocional del poeta ante la cotidianeidad de la ciudad, como una desazón al constatar que la realidad no obedece a sus parámetros idealizados. La oscuridad es el ethos del poeta negro, aquél que se margina del conformismo y es el primero en detestar la rutina.

Antonin Artaud

Antonin Artaud

En este breve poema, el poeta lucha por mantener su impulso vital, sueña con una doncella, se siente ajeno a la ebullición de la ciudad, la lluvia acrecienta su melancolía mientras escribe. Al final el poeta espera la respuesta de las mujeres, quienes ofrecen resistencia, mostrando su dureza. La oscuridad es la actitud vital de este poeta, quien persigue presentarse misterioso en sociedad, evitando ser decodificado por gente ajena al arte, esta tendencia lo vuelve hermético pero también le trae aislamiento.

La oscuridad: El sema de la negrura, no es racial, es una condición de misterio en el poeta, de sentirse aparte de la forma ordinaria del habla y aún de la interacción cotidiana con otras personas. Este poeta aspira a la realización de su Eros, de acuerdo a sus ideales, si ‘le obsesiona el seno de una doncella’, lo que llama su atención es un rasgo femenino, le gustan las mujeres más atractivas de lo normal, las tiene como meta, la doncella está por ser iniciada, por entrar a formar una historia con su primer amante.

El rasgo surrealista del poema está en la actualización de los sueños, junto a la vigilia, hay una frase curiosa, ‘los poetas montan sobre caballos, perros’, busca transgredir la normalidad, la norma canónica, pues en época de Artaud, la vanguardia y el surrealismo aún experimentaban con sus tópicos y contenidos. El poema se desplaza hacia lo onírico en versos de este tipo, se carga de la subjetividad del inconciente, lo grotesco como montar un perro, entra en la estética vanguardista, como ampliación del arte.


La desazón y recelo de la gente común que experimenta el poeta negro tiene su antecedente en el poema ‘el albatros‘ de Charles Baudelaire, donde unos marinos capturan a una de estas aves de alto vuelo solo por divertirse, pues sus enormes alas les impiden caminar bien en tierra firme. El poeta es un ser de una sensibilidad privilegiada, no puede convidar su esencia así nomás con gente no preparada para el arte, que lo único que haría sería burlarse u hostigarle, el poeta negro sabe de esta situación.

El escenario urbano: En estos poemas en pleno auge de la modernidad, la vanguardia exacerbó la conciencia de los cambios sociales, técnicos y culturales que surgían en esta época. La ciudad puede prestar ciertas comodidades al poeta como empleos letrados con los cuales subsistir para seguir con su oficio de literato, pero no siempre estos puestos de trabajo eran satisfactorios, pues estamos en una época en que aun los poetas de talento ganaban poco dinero, pues no había la promoción mediática de hoy.

Artaud

Artaud

La ciudad es escenario de actividad, para un poeta depresivo es chocante contrastar la felicidad del promedio versus su particular situación anímica. La acción cotidiana de la ciudad le es extraña y a veces embarazosa porque el está enfrascado en preocupaciones estéticas o en conseguir las mujeres más deseables, que no se encuentran así nomás. El poeta se siente amargo por la dificultad de comunicación con el mundo circundante, como si todo se masificara ante él sin poder llegar a los individuos que busca.

En la urbe muchos poetas se sintieron incomprendidos por la burguesía, estrato social que controlaba los medios de producción y los veía mal por dedicar su vida al arte y la actividad cultural. La ciudad se difumina a los ojos del poeta, quien la ve como una selva, donde hormiguean los ojos, de los que están pendientes de él, pues el poeta lleva la responsabilidad de mantener el arte, en un mundo moderno que está más pendiente de los aspectos económicos y del progreso material, y esto es lo cotidiano en la urbe.

Seguir como poeta: Ni el tedio ni la depresión quitan al poeta su forma de vida, él sigue componiendo y también marca las irregularidades que surgen entre sus ideales y el proceder de la sociedad. Este poeta lucha por mantenerse en la vida, por dibujarla en sus versos o aprehenderla en su mensaje, a pesar de que se sienta ofuscado por momentos de oscuridad, presión, soledad, nerviosismo, insatisfacción del deseo, o que constate poca viabilidad para el arte y que sean pocos los receptores de su obra.

Antonin Artaud

Antonin Artaud

Seguir como poeta es mantener el gusto por lo bello a pesar de la contingencia, no escapar sino enfrentar el tedio, pero esto desgasta, pues la monotonía aplasta, se hace necesaria bastante entereza pues nadie acompaña al poeta cuando reclama por algo que considera contraproducente para la ciudad y su vida diaria. El poeta no está solo para contestar, también para convidar a la masa a mirar el arte, como sueño de la vanguardia, se esperaba que el arte se hiciera el idioma universal, para superar odios y rencillas.

En este poema, el yo lírico se afirma en la contingencia de su ethos, no lo descree, es conciente de su difícil situación de desazón, pero espera cambiarla por sus metas idealizadas. En esa ciudad donde los elementos parecen estar en contra, pues arde de una actividad colectiva que el no comparte, y la lluvia solo acrecienta su nostalgia espera la respuesta de las mujeres que él ha seleccionado, para sentir la vida en su interior sin tener que arañarla por su falta de realización y de satisfacción.

Conclusión: La oscuridad es una actitud vital, es sabido que en la depresión se pierde el color de la vida. En la modernidad en plena ebullición de cambios sociales y económicos, el poeta negro siente que se le pasa la vida sin satisfacer sus deseos, muchos de los cuales están idealizados por el arte. Conciente de su difícil situación, se afirma en su ethos para intentar compartir el arte con la gente que resulte en empatía con él, mientras tanto describe el tedio por el escenario cotidiano insatisfactorio.

Imagen1: A media voz
Imagen2: Pagesperso
Imagen3: Voces de la francofonía

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...