‘Agua sólo es el mar; agua es el río’, de José Bergamín

‘Agua sólo es el mar; agua es el río’, de José Bergamín es un poema sobre la presencia totalizante del agua en la tierra, enunciada en la poetización de su ciclo natural. La adaptabilidad del agua, su dominio del espacio en cielo y tierra refleja la aspiración al absoluto de la poesía, junto a una búsqueda de la calma que representa este elemento vital.

José Bergamín

José Bergamín

José Bergamín (Madrid, 1895-1983) intelectual español y poeta de la generación del 27, tuvo la amistad e influencia de literatos y artistas católicos como Miguel de Unamuno y Juan Ramón Jiménez. Su poema ‘Agua  sólo es el mar; agua es el río’ del poemario ‘Rimas y sonetos rezagados’ (1962) poetiza el ciclo natural del agua, reseñando las transformaciones de esta, es decir su naturaleza proteica e interacción con los otros elementos de la tierra. El poema es un homenaje al agua como fuente de vida, de calma, también brinda sueños e inspiración.

El ciclo del agua está enunciado tal como sucede en la Tierra, comienza en el mar, el río o el arroyo pero sin voz pues se la debe al viento que la hace cantar, pasa a la nieve o el hielo donde el agua posee un silencio maravilloso de luz, finalmente llega en vapor al cielo donde las infinitas formas de las nubes son motivación y sombra para los sueños humanos. Un poema de este tipo no es didáctico, hay que captar su bondad intrínseca que lo que busca es sensibilizar al lector sobre este elemento cotidiano tan necesario que ojalá no escasee en el futuro.


La vida como movimiento de cambio

José Bergamín anciano

José Bergamín anciano

El agua cambia de estado sin perder su esencia, el entendimiento humano la aprende en todas sus formas y es en última instancia un ethos que muchas personas quisieran emular, de calma, quietud, facilidad de acomodo al cambio, como se colige del aforismo del agua que se adapta al recipiente. Quizá este poema refleja una búsqueda metafísca de Bergamín, quien sufrío el exilio y llevo una vida política activa, que le granjeó enemigos; sin embargo en textos artísticos como este, vemos que sabía diferenciar los espacios del arte y la política acertadamente.

El agua en su ciclo natural y en el poema domina cielo y tierra, su presencia en el espacio del mundo es totalizante, esto genera una aspiración al absoluto en la ficción, pues el registro de la realidad está tamizado por las impresiones y sueños del hombre. El agua abarca todo, está en lo grande y lo pequeño, desde el mar al arroyuelo, la naturaleza es marco de lo cotidiano en este poema, representa el nicho de la vida del hombre y de sus sueños cuando alcanzan nivel literario, de ahí no se puede descartar cierto influjo del surrealismo en la poesía de Bergamín.

Conclusión
En tiempos de calentamiento global, un poema sobre el ciclo del agua nos lleva a la reflexión sobre la importancia de este elemento como sustento de la vida. En este poema se lleva a la poesía la naturaleza proteica del agua, su fluidez para cambiar de estado, lo que inspira al poeta para su creación literaria.

Lectura del poema |‘Agua  sólo es el mar; agua es el río’,  de José Bergamín en Artepoetica

Imágenes:

José Bergamín en Josebergamin.blogspot.com

José Bergamín en Artepoetica

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...