‘Antología poética’, de Blas de Otero

La poesía española de la segunda mitad del siglo veinte -dejando aparte a las figuras de la “generación del 27″, que siguieron escribiendo pero pertenecen a la primera mitad- no presenta muchas grandes figuras. Y, además, la mayoría de ellas son escasamente recordadas. Es el caso de Blas de Otero, poeta bilbaíno que sintetiza en su trayectoria todas las corrientes que ha seguido nuestra poesía durante el periodo 1950-1980. Ello tiene menor perdón porque, además, se trata de un gran poeta. En este artículo analizamos brevemente su poesía y brindamos un enlace a una de las escasas antologías de la misma que existen en la red.

Blas de Otero

Blas de Otero

La poesía es, sin duda, un arte minoritario. Basta ver las escuálidas tiradas que hacen las editoriales de los libros de poemas. Y, consecuencia de ello, muchas veces, es el desconocimiento de magníficos autores.

Pero el caso de Blas de Otero (Bilbao,1916-1979) es clamoroso, por lo injusto. Es, a nuestro juicio, uno de los mejores poetas –si no el mejor- que han aparecido en España tras la Guerra Civil y hoy es prácticamente desconocido fuera de los ámbitos literarios. Quizá su composición más conocida sea aquella que comienza ‘España, camisa blanca de mi esperanza….’ Y ello porque un conocido cantautor la ha popularizado.

Cultivador en sus inicios de una poesía de tipo existencial –’Angel fieramente humano’, ‘Redoble de conciencia’– en la doble vertiente metafísica y amorosa, pasó después a escribir poemas de carácter social, con arreglo a las tendencias de la época –’Pido la paz y la palabra’, ‘Que trata de España’-, para dedicarse en sus últimos años a la experimentación de nuevas formas.

Su temática, acorde con las etapas comentadas, se centra fundamentalmente en dos vertientes: de una parte, los problemas de la existencia –lo trascendente, el amor-, y de otra, la preocupación por los desvalidos y por el estado de su país.

Formalmente, prefiere el verso libre y el soneto, en los que introduce recursos como las reiteraciones, los paralelismos y los contrastes, junto a recursos fónicos que subrayan el significado. Gusta de los juegos de palabras y el léxico popular, así como de utilizar una sintaxis abrupta ( desajustes métricos, violentas pausas, magistral uso del encabalgamiento, etc).

Bilbao, ciudad natal del poeta

Bilbao, ciudad natal del poeta

Su estilo, aparentemente sencillo, oculta, sin embargo, un gran trabajo de depuración de la palabra, lo cual otorga a sus composiciones una fuerte densidad y carga emotiva. En ocasiones, es más difícil decir mucho con pocas palabras que utilizando términos altisonantes.

Su trayectoria es representativa de los caminos que ha seguido la poesía española en los últimos cincuenta años: de la angustia vital y el desarraigo a la búsqueda de nuevos caminos, pasando por una poesía de contenido social que expresa anhelos de paz y justicia rubricados por todos.

En resumen, nos hallamos ante un poeta de cualidades excepcionales que, como indicábamos, hoy está injustamente olvidado: Quizá a ello haya colaborado su prematura muerte, pero ello no justifica esta situación. Menos aún cuando se idolatra a otros autores mucho más mediocres que el bilbaíno. Enlazamos estas notas a una web donde puede leerse gratuitamente una breve antología de algunos de sus mejores poemas.

Lectura de la obra | ‘Antología poética’ en Poesia-inter.net

Fotos: Blas de Otero: Quedalapalabra en Flickr | Bilbao: Txo en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...