Cántico a Elsa de Louis Aragon

Cántico a Elsa de Louis Aragon es un sincero homenaje a la compañera de toda su vida, Elsa Triolet, escritora también, hecho que favoreció la compenetración de ambos artistas. El afecto se describe mutuo, perfecto, pero se enuncia del lado de Aragon, dando a entender que para el la relación de pareja es un bien en sí mismo, capaz de alimentar la pasión y la comunicación que nunca se pierde.

Louis Aragon (1897-1982) fue un poeta surrealista francés del grupo de André Bretón y Soupault. Conoció a Elsa Triolet (1896-1970) en 1928, la mujer que sería la compañera de su vida y a quien dedico varios poemas de amor. Esta pareja se casó en 1939,  tras 11 años de noviazgo. En el poema Cántico a Elsa, Aragon la describe durmiendo como si en ese silencio le comunicara misterios, que logran compensar el aislamiento en que viven y a la vez avivar la pasión de esta pareja, ella es enunciada por sus ojos.

Louis Aragon

Louis Aragon

Aragon estuvo muy enamorado de Triolet, en este poema han pasado trece años de conocerse y ambos se sienten satisfechos de la relación. Se aprecia el cariño sincero del poeta surrealista por su mujer, como un valor escaso en una sociedad individualista. El poeta da relevancia a la compañía de Elsa, como un desencadenante de la maravilla que esta pareja ha compartido. El amor se vuelve una visión del espíritu de la pareja, pues viven en idilio, en compenetración, se bastan a ellos así estén en soledad.

El idilio: La relación se valora por si misma en este poema, el Eros se hace presente en materia y espíritu, cuando están abrazados y cuando el la contempla durmiendo, en el descanso de su Eros. El poema es personal, tiene destinataria, sin embargo invita a ver las mayores posibilidades de comunicación en una relación heterosexual, que no está como la poesía gay, dependiente de la transgresión a la norma y la provocación. Louis Aragon permaneció con Elsa incluso después de romper con el grupo de Breton.

Aragon quiso mucho a Triolet, quien ya era divorciada y venía de haber convivido con distintos hombres. Sin embargo a pesar de su mayor experiencia erótica, el poeta trata a su amada como una niña, en todo caso esto es un reconocimiento de Aragon a Elsa, quien deja de vivir como mujer liberada para quedarse a su lado definitivamente. El sueño de Elsa se une a su amor durante su vigilia como un regalo para Aragon, y una invitación al misterio del amor, que aprende y verbaliza en su poesía.

Mayakovsky

Mayakovsky

Elsa fue amante del escritor ruso Mayakovski, y amiga de varios escritores surrealistas desde antes de conocer a Aragon, gracias a esas relaciones escribió desde 1926 hasta 1970. El amor de esta pareja Aragon Triolet, muestra la compenetración de dos artistas, quienes comparten valores estéticos e intereses culturales. El poema es un homenaje a la amada y  a la relación armoniosa entre ellos. El amor trasciende el tiempo que pasa como el viento, ya que se impone la vitalidad de la relación entre ambos escritores.

El homenaje: Aragon enuncia a Elsa en el día y en la noche, solo que el poema comienza con ella durmiendo, en un descanso del acto sexual. Su sueño la tiene en sus brazos pero también asemeja una ausencia que se acabará al venir el siguiente día que aún está en noche, o en potencia, pues no se ha realizado. La ausencia es la suspensión del Eros, pero no implica falta de comunicación, pues Aragon lee en Elsa como en el juego de dados, el momento en que va a ser incitado por ella para continuar el Eros.

Los trece años de relación han ido sumando, se han ido acumulando como una experiencia provechosa, el amor tiene un valor agregado por la duración de la relación, no se pierde con los años porque se aviva el fuego de la pasión. Elsa Triolet no pasaba de tener un aspecto regular, pero sí unos ojos grandes llamativos que enloquecían a Aragon, como el dice seguían dándole sed. Ella debió ser una mujer muy interesante para despertar en Aragon todos estos sentimientos y que merezca tal homenaje.

Aragon incluso apoyó al partido comunista con literatura comprometida y no por ello perdió el apoyo de su mujer. La soledad a que se refiere fue cierta, pues se separó del surrealismo para escribir relatos didácticos del comunismo con el fin de apoyar su expansión. Tuvo en su mujer la compañía que le bastó para seguir escribiendo, sentirse correspondido y mantener la comunicación con ella. Aragon da a su relación con Triolet un toque de espiritualidad para resaltar su duración y la calidad del afecto.

Un amor muy entregado: En este poema Aragon establece que con su mujer se bastan solos en el mundo, pues su relación ha madurado manteniendo el interés de su inicio. Ellos se han aislado por su posición política, también para que Elsa comience su carrera de escritora, que fue bien dilatada. La relación de pareja, incluso el matrimonio son celebrados al máximo, ambos no desean más nada del mundo se tienen a sí mismos porque gozan de un amor eterno, inagotable en sí mismo, que se sostiene solo.

El amor de pareja cuando dura toda una vida desarrolla otros vínculos

Andre Breton

Andre Breton

aparte de la mera atracción física, la que puede ser el desencadenante inicial, pero pronto se trasciende, ya que uno encuentra en el otro su complemento, su dialogo diario, su compañero en las cosas grandes y pequeñas, y esta pareja se acompañó en su vida intelectual y en el arte. La entrega de ambos es total, aunque es enunciada más del lado de Aragon, quien está fascinado por la compañía de Elsa, a quien no deja de homenajear en el texto.

El tono del poema es suave, más no meloso, su imaginería lo libra de eso, celebra la vida que les toca vivir, la asume en su totalidad, sin querer dar marcha atrás, todo ha servido en el aprendizaje de la relación, los inviernos, los veranos, hasta un periodo de trece años en que se relata el vínculo afectivo. Aragon llama a este poema obertura, como si fuera el inicio de la entrega de su ofrenda a su amada, ya que compuso otros en honor a Elsa Triolet, en los que estuvo plenamente convencido de la relación.

Conclusión: A trece años de su relación con Elsa Triolet, Louis Aragon decide rendirle un sincero homenaje en su poesía, resaltando la larga duración del amor frente a los problemas cotidianos, el sentirse plenos y completos a pesar de estar en soledad respecto al resto del mundo. El poema muestra que esta pareja se ha comprendido a la perfección en base a la afinidad de caracteres, ambos escritores han tenido por compartir su mundo interior, sus motivaciones estéticas y el arte como modo de vida.

Imagen Aragon: 4.bp
Imagen Mayakovsky: Valdemus en Wikipedia
Imagen Breton: Claudio Elias en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...