‘Cántico de las Criaturas’, de San Francisco de Asís

‘Cántico de las Criaturas’, de San Francisco de Asís es un poema religioso que se adelanta a su tiempo en el desarrollo de la conciencia ecológica, por vincular creación y Creador al devenir del hombre. Dentro de la cosmovisión cristiana se plantea el respeto hacia todos los seres vivos y se invita al creyente a la contemplación de la presencia de Dios, al agradecer los dones que Él nos da en la naturaleza.

"San Francisco de Asis en compañía de los animalitos del bosque."

"San Francisco de Asis en compañía de los animalitos del bosque."

San Francisco de Asís (Italia, 1181-1226) es quizá el santo católico más conocido incluso para gente de otras religiones, pues su patronazgo se ha extendido hacia los animales y el medio ambiente. Su concepto de la fraternidad universal contempló el respeto por la creación, como base de un mundo y cosmovisión creyente. El poder de la oración, del cántico o el poema enuncia un universo con Dios como su causa eficiente, quien sostiene la vida. En la igualdad de la creación hay un primer punto de comunión, ya que ‘todos los seres vivos estamos hechos de la misma materia’.

De su ‘Cántico de las criaturas’ se tienen dos versiones, una breve y otra con agregados a la hermana muerte, como principio ineludible de la creación y del plan de Dios, está versión más extensa se usa en la liturgia. El poema empieza con alabanzas a Dios para agradecerle por los dones recibidos del sol, la luna, hermanos en la creación y mencionar el respeto a la madre tierra que tiene y recibe los elementos fundamentales como el viento y el fuego para perpetuar la vida. El poema no solo es una oración sino también una invitación a la contemplación de la presencia de la divinidad en un mundo creado bueno.


La creación como entelequia fraterna

"San Francisco logra la conversión del lobo de Gubbio."

"San Francisco logra la conversión del lobo de Gubbio."

A diferencia de los mensajes de las sectas esotéricas que desacralizan el universo o lo intercambian por Dios, San Francisco comunica la correspondencia eterna de amor entre el creador y la creación, de la cual formamos parte. Al mencionar ‘todas las criaturas’, están implícitos los animales, de ello quedan los episodios del lobo de Gubbio, la prédica a las aves y la protección de la oveja y unas palomas. San Francisco comparte su veneración por la naturaleza, desde su elevada posición espiritual a todo hombre común que sea receptivo a su mensaje de un orden cristiano.

Al trasmitir la intención de alabanza a Dios hacia los animales, está reconociendo su inteligencia, su hermandad y un espíritu alejado de los vicios del hombre, estos hermanos menores son más puros por carecer de odio y rencor. Hay un principio ecológico: no acaparar, tomar lo necesario con respeto a la naturaleza y a los demás. El mundo es bendecido como dones de vida y belleza que alegran la vida del hombre. Al comunicar al hombre con la creación en amor mutuo propone un desarrollo espiritual superior que es posible para la inteligencia humana.

Conclusión
San Francisco de Asís integra la creación al hombre en conteplación de Dios, la naturaleza refleja las bondades del credor, pero el santo promueve un desarrollo espiritual mayor: la fraternidad universal, en la cual se tome conciencia del respeto a la vida del ser más pequeño, todos son necesarios y complementarios en una creación que se siente y descubre más integrada cuanto más se sensibiliza el hombre.

Lectura del poema | ‘Cántico de las Criaturas’, de San Francisco de Asís en Ba.ucsa.edu.ar

Imágenes:

San Francisco de Asís en Conciencia-animal.cl

San Francisco y el lobo en Arcadelamor

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...