Como tú…, de León Felipe, el poeta caminante

León Felipe fue un excepcional poeta que se desmarcó de las corrientes líricas de su tiempo: si éstas iban por caminos intelectuales y deshumanizados, él es autor de una poesía profundamente humana. Buena muestra de ello es el poema con tintes autobiográficos Como tú..

En todas las épocas y lugares ha habido escritores que se sitúan al margen de las corrientes literarias del momento, adoptando una voz absolutamente personal. Ello los convierte, muchas veces, en incomprendidos y precisan que pase el tiempo para alcanzar reconocimiento.

Así, en los años veinte del siglo pasado, cuando la lírica transitaba por caminos intelectuales –caso de Juan Ramón Jiménez– o abiertamente vanguardistas –los de Ramón Gómez de la Serna, Juan Larrea o Vicente Aleixandre-, un poeta alza una voz profundamente humana.

Foto de Tábara

Una vista de Tábara, donde nació León Felipe

Se trata de Felipe Camino García de la Rosa, nombre que resultará poco conocido si no mencionamos el pseudónimo que adoptó desde sus primeras composiciones: León Felipe (Tábara, Zamora, 1884-1968), una personalidad originalísima, difícil de encasillar y hoy bastante olvidado.

Podría calificarse al poeta zamorano como un peregrino, un caminanteVersos y oraciones del caminante se titula su primer volumen de versos- que llevó una vida nómada y cuyos versos reflejan una fuerte inquietud religiosa. Porque León Felipe fue farmacéutico, actor en compañías itinerantes, administrador de hospitales en Guinea Ecuatorial, bibliotecario en México y profesor de español. Incluso padeció tres años de cárcel acusado de un desfalco. Una vida aventurera que acabaría cuando, tras la Guerra Civil, se asentó definitivamente en las citadas tierras aztecas.


Pero León Felipe fue, sobre todo, poeta. Y sus versos muestran una enorme hondura humana que pocas veces ha sido igualada en el siglo XX. Junto a los de tipo amoroso, de extraordinaria belleza, y los religiosos, de enorme profundidad, escribió otros de tono autobiográfico.

A estos últimos pertenece la composición titulada Como tú…, en la que el poeta, comparándose con una piedra del camino, parece repasar su vida nómada. Como el mineral, Felipe es un “guijarro humilde de las carreteras” “que no ha servido para ser ni piedra de una lonja, ni piedra de una audiencia, ni piedra de un palacio, ni piedra de una iglesia”, sino tan sólo una “piedra ligera y pequeña”.

Foto de Veracruz

Una calle de Veracruz (México), donde vivió varios años León Felipe

Mediante esta comparación, el poeta se muestra como un ser humilde, que ha vivido sin alcanzar grandes metas. El estilo directo, el verso predominantemente libre, el lenguaje, fruto de una indudable depuración, y el tono triste confieren a esta composición una extraordinaria belleza.

Merecería, sin duda, León Felipe ser más recordado. En un tiempo en que la literatura seguía caminos intelectuales y deshumanizados, él supo conservar para la poesía la hondura humana que le es consustancial, ya que, sin ella, no es nada.

Podéis leer el poema aquí.

Fuente: Ayuntamiento de Tábara.

Fotos: Tábara: FreeCat en Flickr | Veracruz: Clarisa en Arte y Fotografía.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...