Allan Poe: muerte, amargura y sinceridad reflejada en sus poemas

Allan Poe fue un personaje atormentado, y todo lo que le rodeo fue tormentoso. Fabricador excelente de personajes turbulentos, situaciones ambiguas, descripciones originales y únicas, ha pasado a la historia como un maestro del romanticismo, el terror y la poesía.

Desde mi hora más tierna no he sido como otros fueron,
no he percibido como otros vieron,
no pude extraer del mismo arroyo mi placer,
ni de la misma fuente ha brotado mi desconsuelo;
no he logrado hacer vibrar mi corazón al mismo tono y si algo he amado
lo he amado solo…

Allan Poe fue un personaje atormentado, y todo lo que le rodeó fue tormentoso. Fabricador excelente de personajes turbulentos, situaciones ambiguas, descripciones originales y únicas, ha pasado a la historia como un maestro del romanticismo, el terror y la poesía.

Su vida siempre fue misteriosa. Huérfano de padre y madre desde muy niño, quedo bajo el amparo de la familia Allan, encontrando, en la fantasía, su única salida, su único albergue. Tímido y temeroso hasta decir basta, de joven de dejó arrastrar por la mala vida, drogas, alcohol, juegos, vicios que en él pueden ser vistos como virtudes, ya que su obra, en buena parte se debe a sus excesos.

Los fracasos son una constante en su vida, deja la Universidad de Virginia, no le va bien con los negocios agrícolas de su padre adoptivo John Allan. Ingresó al ejército pero igualmente fracasó. Hasta que empezaron a mostrarse sus primeras obras, con 24 años gana su primer premio, gracias a un relato corto. Un crítico llamado Kennedy lo lleva a trabajar como periodista, donde encuentra sentido a su vida, escribir era su pasión, pero fracaso nuevamente, debido a sus problemas con el alcohol.


Quizás el único acontecimiento que escapa a su infortunio es el amor de Virginia Clemm, su prima hermana, con quien se casó a escondidas. Relación que dura 11 años, cortada por la muerte de ella. Sumido en la tristeza, Allan vuelve al amparo del alcohol, pero es un momento lucidísimo para él, porque aparecen sus mejores obras, es la época de obras como el Escarabajo de Oro, el Gato Negro y en 1840 la gran obra, Narraciones Extraordinarias, la que se impuso definitivamente, maravillas de relatos, expresión plena, narración pura. Luego su poesía, como El Cuervo, que perturbó a todo el mundo con el ¡Nunca más! favoreció a Poe en cuanto a lo económico, y permitió  a este hacerse con un periódico, proyecto que, como todo en su vida, fracasó.

Habitación de Poe en la Universidad de Virginia – foto obtenida de Wikimedia, autor: JoshBerglund19.

A los 40 años fue encontrado tirado en un callejón, el espanto se veía en sus ojos, en su piel. En la total miseria moría uno de los más grandes cuentistas y poetas de la historia.

Su obra es vasta y profunda; cubrió diversos géneros: la poesía, la narración, el ensayo y la crítica, los que reciben de su genio un sello original e inconfundible.

En sus obras se manifiesta su sensibilidad morbosa y rebelde, así como su aguda inestabilidad emocional, provocada, quizás, por la temprana falta de amor maternal. En sus temas se guarda la novedad como única esperanza  frente a la decadencia de la existencia. Lo desconocido era su máxima, al que solo se podía acceder a través de la más fina poesía.

Obras poéticas como Las campanas y Annabel Lee, debido a sus complicaciones estructurales, hicieron casi imposible su traducción a otros idiomas, a no ser en prosa. El más popular de todos sus poemas es El Cuervo, un canto narrativo de corte romántico en el que se cuenta la llegada de una de estas aves a la estancia de un hombre solitario, en una noche de tormenta. A las afligidas preguntas del personaje sobre el destino y sobre su amada muerta, «Leonore», el siniestro pájaro responde invariablemente con el latiguillo Nunca más. Supo darle poesía al terror, enriqueció al terror.

Cada uno tiene su relato favorito, el Gato Negro, La  Máscara de la Muerte Roja, La caída de la Casa Usher. Es que cada relato es fantástico, dotado de una gran inteligencia y de una poderosa imaginación, Poe era maestro absoluto en el campo del misterio, así como en la recreación de atmósferas cargadas de detalles dañinos y fantasmales.

Edgar Allan Poe dibujado por Vallotton, publicado en La Revue blanche (1895) – imagen obtenida de Wikimedia, autor: Félix Vallotton.

Su obsesión continua por la muerte, y su amarga sinceridad, le impulsaron a crear grandes obras que conmocionaron en su época. Obras como El corazón delator, El cuervo, Enterramiento prematuro, Los Crímenes de la calle Morgue y muchas más, atraparon los ojos de los lectores, encerrándoles en sus propios miedos y obsesiones.

El genio de Poe es resultado de una difícil concordancia de facultades antagónicas. De un lado conciencia analítica, mentalidad rigurosamente racional, reflexiva, capaz de conducir un razonamiento según reglas lógicas estrictas, van de la mano; por otra parte, con una intuición poderosa y una rara fantasía, sus revelaciones, descubrimientos y realizaciones son, en suma, productos de una singular asociación cuyos componentes están dados por el ejercicio de una atención vigilante y por la entrega a los laberintos emblemáticos de la imaginación.

Créditos: foto obtenida de Wikimedia, autor: Rufus W. Holsinger (1866? – 1930), original subido por Uris a  wikipedia en inglés, contribución de Ibn Battuta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...