Joan Margarit: El ganador el Premio Reina Sofía

El catalán Joan Margarit, galardonado con el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 2019, es un poeta que escribe tanto en español y catalán, su obra ha estado al servicio del que considera el principal valor humano: el amor

ganador del premio reina sofia de poesia iberoamericana

El poeta catalán Joan Margarit fue el ganador del XXVIII Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, de este año, uno de los más importantes del mundo en este género que otorga al galardonado 42 mil euros y que promueve Patrimonio Nacional y la Universidad de Salamanca.

El autor nacido en Sanaüja, Lleida de 81 años de edad posee una basta obra poética con más de una treintena de libros entre los que destacan Estación de Francia, Joana, y Amar es dónde. Hace poco publicó un compendio de poemas escritos hasta el año 2015 titulado Para tener casa hay que ganar la guerra.

Margarit, que escribe en catalán y español, más que hablar de una traducción o de un traspaso de un poema del catalán al español, prefiere decir que escribe dos poemas, y al escribirlos confiesa que es una tarea que disfruta y que dedica a los nacionalistas extremos.

Durante su infancia, en pleno franquismo, tenía prohibido aprender a escribir catalán en su escuela, cuando era su lengua materna. Dice que a los niños de su generación le insistían en que hablaran castellano con la frase “habla en cristiano”. Sin embargo, la imposición del castellano como lengua única no lo cargó de resentimientos, en una conversación con una periódico español dijo: “Fue una faena que Franco me obligase a estudiar en castellano, pero no renunciaré a él”.

Riqueza lingüística de España

Aunque en el 2015 declaró a la prensa que era un imposible la independencia de Cataluña, siempre ha reivindicado su lengua y desde su posición también reclama la escasa valorización como la riqueza lingüística de España de parte de la Real Academia Española: “Si la RAE ya no se acuerda de las otras lenguas que se hablan en España, mala cosa”, expuso e ese año.

Empezó a ser conocido como poeta en castellano con sus libro Cantos para la coral de un hombre solo publicado en el año en el año 63 y Crónica que salió de venta en las librerías doce años después del primero, posteriormente siguieron los poemarios Predicación para un bárbaro, editado en 1979, pero fue con L’ombra de l’altre mar, de 1981, cuando empezó a publicar en catalán. “No conozco ningún poeta importante que no haya escrito sus poemas en su lengua materna”, dijo en una oportunidad.

Con Vell malentès, 1981, obtuvo uno de sus primeros galardones, el Premio Vincent Andrés Estellés, luego le siguieron otros 15, entre los que están el Premio Nacional de Literatura de la Generalidad de Cataluña, el Premio Nacional de Poesía y el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda.

Pero no sólo se ha dedicado a la poesía, también dio clases de Cálculo de Estructuras de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona y es reconocido como uno de los mejores arquitectos españoles. “Como arquitecto me he limitado a hacerlo lo mejor posible”, señaló en una entrevista.

La poesía como razón de vida

Margarit ha confesado la poesía es la razón de su vida y que sin dudas pensaría en suicidarse si por alguna circunstancia se le suprimiera el arte poético, aunque está seguro de que nunca se le prohibirá la poesía. Además, dice que la poesía es la herramienta más potente contra la intemperie.

Por otra parte, considera la poesía como la búsqueda de la verdad. Dice, en un ejercicio de imaginación, que el poeta es el encargado de encontrar los pedacitos de verdad que se habrían quebrado y exparcido por el mundo, tal como un gran espejo, para poder mirarse en ellos.

La vida y la poesía son dos cosas inseparables en el poeta catalán, sin embargo, nunca se ha identificado con ninguna corriente literaria pues era aún joven cuando apareció la Generación del 50 y frente a los novísimos se considera demasiado viejo. No obstante, ha encontrado amistad entre los poetas de “la otra sentimentalidad” y sus colegas catalanes que sobrepasan las cuatro década de vida.

El autor siempre ha dicho que la poesía es la más exacta de las letras porque según él, un poema debe lograr con escasas palabras un significado potente y como una estructura arquitectónica, es imposible quitarle algo de su todo, siquiera una coma.

En sus palabras siempre ha resaltado que la poesía está al servicio de un único valor humano: el amor, del que habla constantemente en sus poemas y en las entrevistas que ha ofrecido.

Dice que así como nunca nadie ha dejado de acudir a una cita de amor por alguna ocupación laboral o por falta de tiempo, él ha tenido un encuentro amoroso constante con la poesía.

Entre sus principios de escritura considera que un poema debe evitar el hermetismo, lo ininteligible para acercarse al lector menos experimentado. Desde su punto de vista un poema debe tener una primera lectura al alcance del lector menos preparado; “si no la tiene, es culpa del poeta siempre”.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...