‘La voz’, de Robert Desnos

‘La voz’, de Robert Desnos es un poema que contrata el poder de convocatoria del yo poético sobre seres que son destinatarios erróneos de su llamado, mientras la amada es la única que no responde y se patentiza su ausencia, que es la carencia del Eros satisfecho. El conflicto del yo poético con su entorno y su amada se manifiesta en una atmósfera de extrañeza de seres y objetos de ensoñación.

"Robert Desnos"

"Robert Desnos"

Robert Desnos (1900-1945), poeta surrealista francés, miembro de la resistencia contra los nazis escribe un poema donde el Eros entra en crisis por la falta de comunicación. El problema ocurre porque la voz del yo poético atrae la respuesta de vivos y muertos mientras llama a su amada, pero no la de esta mujer, quien al final no responde. El paisaje es problemático para el yo lírico, hay árboles talados, huracanes, cadáveres, asesinos que sonríen. El entorno tiene una atmósfera de conflicto y de extrañeza, pues el poema se dispersa en imágenes bien gráficas.

El debate del yo lírico es su angustia por llamar a la amada, pero ella no responde y no le entiende. Este problema se muestra al final, después de una deambular por un mundo fantasmal, de ensoñación, donde el Eros insatisfecho produce el dolor en una voz que tiene facultad para crear mundos ficcionales conflictivos y extraños.  El contraste entre el poder evocador de las palabras del yo para aglomerar en torno a él personajes tan distintos como verdugos, albañiles, y la falta de respuesta de la amada, crea un conflicto sin solución.


El ensueño del conflicto

"Robert Desnos joven"

"Robert Desnos joven"

Desnos plantea una carencia en el desarrollo del poema de principio a fin, la deja sin resolver para que el lector participe interpretando su soledad. El llamado del yo a su amada tiene por destinatarios a personajes erróneos, que solo captan su frecuencia pero no cooperan en la solución de su problema. La carencia del Eros es lo que más patentiza su existencia, la soledad es más real dentro de la ficción que los seres evanescentes testigos del paso apesadumbrado del yo, incluso surgen otras mujeres bellas también pero que no están entonadas con su amor.

Lo que expresa el poema es que la construcción de mundos ficcionales puede ser accesoria mientras el Eros no está resuelto. Los asesinos y verdugos del poema son lo contrario del amor porque están dirigidos por el impulso de la muerte, la destrucción, el tánatos, en este poema le sonríen y saludan porque ven que se está quedando sin amor, es decir está pasando a entonar con los agentes de la muerte, sin desear producirla como ellos, sino por su carencia de Eros y correspondencia en su amada. Así el conflicto del yo recrea la ausencia de la amada.

Conclusión
En este poema el escenario que discurre ante el lector en imágenes y palabras del yo se muestra conflictivo y producto de un ensueño que refleja la crisis del universo interior del yo lírico. Este enunciador de la ficción tiene poder para convocar seres dispares entre sí que reconocen y reverencian su poder pero no puede emplear este don para convencer a su amada de que le responda.

Lectura del poema | ‘La voz’, de Robert Desnos en Amediavoz

Imágenes:

Robert Desnos en Guardian.co.uk

Robert Desnos1 en Trentonscott

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...